Emili Esteve, director técnico de Farmaindustria, ha analizado la “innovación incremental en medicamentos”. Según ha dicho, “es necesaria una regulación que ampare y aporte seguridad jurídica a la innovación incremental de los medicamentos”. Esteve ha hecho estos comentarios en su discurso de ingreso como académico en la Real Academia Nacional de Farmacia (RANF). También ha reivindicado “un sistema de clasificación de interés dentro del SNS para evaluar este tipo de innovación”.

La innovación incremental de los medicamentos “supone mejoras que aportan grandes beneficios y su atractivo deriva directamente de la intencionalidad que tiene de modificar o adaptar un medicamento existente para ofrecer un tratamiento más apropiado bien a todos, bien a un subgrupo de pacientes”.

En su discurso ‘Consideraciones sobre la innovación incremental en medicamentos’, Esteve ha explicado que este tipo de innovación “tiene un marcado interés para los profesionales sanitarios, porque ven en estas variaciones una mejora en el tratamiento, en el seguimiento, en la disminución de reacciones adversas o en la adherencia, elementos que son de gran trascendencia en el día a día del trato con los pacientes”.

También tiene “una excelente acogida desde la perspectiva del paciente”, ya que “facilita el tratamiento y, en muchos casos, abre una expectativa terapéutica, inexistente antes de la comercialización del medicamento que comporta este tipo de innovación”.

En consecuencia, también es positivo para el SNS. “Pacientes tratados con mejoras incrementales obtienen mejores resultados de salud y requieren con menor frecuencia hacer uso de otros servicios sanitarios”, ha dicho Emili Esteve.

La paradoja de la innovación incremental en medicamentos

La paradoja se produce cuando estas bondades de la innovación incremental no son percibidas de igual modo por parte de las autoridades competentes encargadas del proceso de precio y financiación, ha lamentado. “Todo parece indicar que el pagador es mucho más proclive a reconocer la innovación radical que la incremental. Es habitual que este tipo de mejoras las consideren insuficientes para obtener el beneficio de la financiación pública”, ha dicho el director técnico de Farmaindustria.

Por otra parte, ha criticado que, en muchas ocasiones, las novedades incrementales resulten “injustamente penalizadas”. Así, se ha referido a las reducciones de precio que pueden llevar a la inviabilidad económica en su comercialización. También a la salida de la financiación pública, a la retirada de la comercialización o a cercenar una futura solicitud de autorización y registro.