El Ministerio de Trabajo y Economía Social ha publicado los datos del CEPROSS (Comunicación de Enfermedades Profesionales en la Seguridad Social) que ya han podido ser analizados por parte de sindicatos como Comisiones Obreras. La primera de las conclusiones es que ha habido un aumento en la comunicación de casos de enfermedad profesional. En concreto, 2019 se cerró con 27.343 partes comunicados de enfermedad profesional, lo que supone un incremento del 13,5 por ciento respecto a 2018.

Respecto a las propias patologías, la enfermedad profesional causada por agentes físicos agrupa el porcentaje mayoritario de los partes comunicados, ocupando el 85 por ciento. Dentro de los mismos destacan fundamentalmente por los trastornos musculoesqueléticos (80 por ciento del total). Como contraste, los casos de cáncer comunicados como enfermedad profesional tan solo suponen un ínfimo 0,2 por ciento: 63 partes, 41 de ellos con baja, cuando las estimaciones más conservadoras de cáncer profesional en España se sitúan en torno a los 10.000 nuevos casos anuales.

Más preocupante es el aumento de enfermedades por exposición a polvo de sílice cristalina. Se trata de un agente cancerígeno para el que el anterior Gobierno proponía duplicar el límite de exposición profesional en el marco de la trasposición de la nueva Directiva de Cancerígenos y Mutágenos. En 2019 se han comunicado 462 silicosis y 5 cánceres de pulmón debidas a la exposición a este agente, frente a los 367 y 1 de 2018.

Actualizar el RD de enfermedades profesionales

Ante estos datos, Pedro J. Linares, secretario de salud laboral de CC.OO, señalaba que “el nuevo equipo al frente del Ministerio de Trabajo y Economía Social debe tomar medidas para mejorar el procedimiento de notificación de contingencias profesionales que limiten los criterios economicistas que vienen aplicando tanto las Mutuas como en INSS, así como actualizar el RD de enfermedades profesionales, añadiendo agentes, patologías y actividades laborales relacionadas para las que ya existe la suficiente evidencia científica”.

Además de esta reflexión, desde CC.OO señalaban otros datos destacados como que,  por segundo año consecutivo, el número total de partes comunicados es superior en mujeres que en hombres (14.146 por 13.197), aunque este efecto ya se venía apreciando desde 2013 en el caso de los partes de enfermedad profesional con baja.