Hasta el momento actual, la formación en Oncología y Hematología pediátrica en España no ha estado reglada ni se ha reconocido oficialmente. Esto supone un problema importante a la hora de garantizar la adecuada cobertura de las vacantes. Estas deben ocuparse por los pediatras especialistas con la mejor formación y experiencia en la disciplina. Algo que se agrava todavía más si se observa el porcentaje de futuras jubilaciones. En concreto, se espera que el 20 por ciento de los especialistas en Onco-hematología pediátrica se jubilará en los próximos diez años. Esta es la idea sobre la que han querido alertar desde la Sociedad Española de Hematología y Oncología Pediátricas (SEHOP). Todo ello con motivo del Día Internacional del Niño con Cáncer, que se celebra el 15 de febrero.

En concreto, tanto la SEHOP como la Asociación Española de Pediatría (AEP) demandan el reconocimiento de la especialidad de Onco-hematología pediátrica. El objetivo es poder garantizar una dotación profesional adecuada.  Así lo ha manifestado Ana Fernández-Teijeiro Álvarez, presidente de la SEHOP: “Es necesario disponer cuanto antes en España de este reconocimiento". En concreto para  "garantizar la adecuada dotación de nuestro sistema sanitario con los especialistas en cánceres pediátricos mejor formados”. La presidenta añade que reconocer la Onco-hematología pediátrica “sería un avance muy grande porque siempre surgen problemas con la cobertura de las plazas vacantes en las ofertas públicas de empleo o en las bajas por enfermedad o maternidad”.

Pacientes de la Onco-hematología pediátrica

En España, la supervivencia de los niños menores de 14 años con cáncer es del 81 por ciento a los 5 años, de acuerdo con los últimos datos del Registro Español de Tumores Infantiles (RETI-SEHOP) actualizados en 2021.

A pesar de este dato esperanzador, todos los cánceres pediátricos son enfermedades raras y complejas y necesitan la atención por equipos multidisciplinares (facultativos, enfermería, psicólogos, biólogos, etc.) con conocimiento específico y profundo de las distintas patologías tanto en el diagnóstico, como durante su tratamiento y en el seguimiento de los supervivientes.