El Día Mundial del Asma tiene como principal objetivo visibilizar este problema y en tiempo de la pandemia el mensaje es aún más fuerte, es necesario que los pacientes con asma tengan un adecuado apego a tratamiento para disminuir riesgos, ya que estos pacientes son más susceptibles a tener el virus.

En entrevista con la Dra. Lorena González Miranda, líder del Área Médica de Respiratorio en Novartis, comentó que esta enfermedad se ha definido como un problema de salud pública, ya que de acuerdo con los datos de CDC (Centros de Control y Prevención de Enfermedades de Estados Unidos), en 2015 hubo un aproximado de 340 millones de pacientes a nivel mundial y se prospecta que para el año 2015 la cifra ascienda a 400 millones.

Formas leves y de difícil control

Las formas leves no tienen una repercusión significativa en su estilo de vida diario, sin embargo, los casos graves que suelen representar un 7.8% en México, se caracterizan por tener un difícil control en los problemas para respirar, comentó. El asma de difícil control está en gran medida relacionado con agentes alergenos, sin embargo, el apego a tratamiento se observa en un 30-50% y la causa de abandono es que ven poca mejoría, detalló.

El asma es una enfermedad de tipo inflamatorio que ataca a las vías respiratorias más pequeñas del sistema pulmonar, estas se encuentran más abajo del árbol respiratorio, lo que lo convierte en una enfermedad que puede complicarse fácilmente si no hay un apego a tratamiento.

¿Hay nuevos tratamientos disponibles?

“En Novartis hemos desarrollado un nuevo tratamiento, se trata de un anticuerpo monoclonal humanizado que en pruebas protocolarias y con pacientes ha demostrado una reducción de los síntomas hasta en un 86% en casos de Asma de Difícil Control en seguimientos de 52 semanas con datos en vida real.

Su nombre es Omalizumab, este actúa disminuyendo los niveles de inmunoglobulina E (IgE) libre en el cuerpo humano, formando inmunocomplejos que atacan la alergia causante del asma, favoreciendo el control de la enfermedad.

Además, este nuevo tramiento reduce en un 67% los episodios de crisis o exacerbaciones de la enfermedad y en un 65% las visitas a urgencias causadas por estos ataques, una gran ventaja que en este momento de crisis por la pandemia relacionada con el COVID-19, ayudaría a evitar los traslados de los pacientes a clínicas u hospitales”, señala la experta.

México y COVID-19

El director de epidemiología, el Dr. José Alomía, especificó que de los decesos habían personas con hipertensión (41%), diabetes (37%), obesidad (36%), tabaquismo (11%), enfermedad pulmonar (8%), insuficiencia renal crónica (7%), enfermedades cardiovascular (6%), inmunosupresión (4%), asma (2%), y VIH o SIDA (0.37%).