“Nuestra especialidad, junto con la Oncología, es la que más ha avanzado en los últimos años. Por eso, uno de los retos actuales es el manejo de ese gran conocimiento que disponemos”, reconoció el doctor Juan Gómez-Reino Carnota, presidente de la Sociedad Española de Reumatología (SER) en la rueda de prensa de presentación del I Simposio de Osteoporosis y Artrosis de la Sociedad Española de Reumatología (SER), que se celebró el 28 y 29 de febrero en A Coruña con la participación de más de 250 especialistas de toda España, al tiempo alertó que no habrá suficientes especialistas ante el incremento constante de las enfermedades reumáticas como la artrosis.

En el evento científico de la SER se abarcaron temas como la osteoporosis en el varón, el síndrome metabólico y la artrosis, la fragilidad ósea y la enfermedad renal, la artrosis de mano, la relación entre el hueso y la arterioesclerosis y las novedades clínicas publicadas en artrosis y en osteoporosis, entre otros aspectos, como conferencias centradas en los últimos avances en el área de la etiopatogénesis y también del diagnóstico, pronóstico y tratamiento de las dos enfermedades. “La conferencia magistral versó sobre la senescencia celular; esta área de conocimiento está permitiendo avanzar en el conocimiento de cómo se producen estas enfermedades y también de cómo podemos tratarlas mejor”, destacó el doctor  Francisco J. Blanco, presidente del Comité Organizador del I Simposio.

En el encuentro con los medios de comunicación, Blanco se refirió a los alarmantes datos de la enfermedad. Solo en Europa hoy en día más de 55 millones de personas sufren artrosis y las previsiones, según alertó este especialista del Complejo Hospitalario Universitario A Coruña, son que para el año 2030 la cifra se eleve a los 70 millones.

Según indicaron, la artrosis continuará incrementándose y mermando la calidad de vida de quienes lo sufren, no solo por el envejecimiento imparable de la población, sino también por la obesidad, que se ha convertido en una auténtica pandemia, y la práctica sin control de ciertos deportes agresivos para el cuerpo.

Individualizar los tratamientos

El presidente de la SER Gómez-Reino se refirió al estudio EPISER 2016 que indica la prevalencia de la artrosis en España que se sitúa en torno al 30% en la población con una edad superior a los 40 años. “Habría que fijarse en los datos de cada una de las articulaciones más afectadas -13,8, rodilla; 3.8 %; mano, 7,7 % y cadera, 5,1 %-. Al comparar estas cifras con el EPISER 2000 dejan claro el aumento de la prevalencia de la artrosis en el país”, explicó contundente. En esta misma línea, Gómez Reino fue más allá al indicar que “la artrosis no es una sola enfermedad; hay muchos tipos de artrosis. Por ello, el tratamiento no puede ser el mismo para todos los pacientes; es preciso individualizarlo en cada caso”, remarcó.

Los especialistas hicieron especial hincapié al señalar que la artrosis no solo es una enfermedad de personas mayores, ya que “cada vez diagnosticamos esta patología entre gente joven. ¿Cuál es el perfil de los pacientes? “Mujeres de edad de menopausia con sobrepeso, hombres jóvenes que practican deporte de forma intensa y hombres y mujeres con una edad superior a los 70 años”, explicaron detalladamente.

La doctora Montserrat Romera Baurés, responsable de la Comisión  de Comunicación de la SER, se refirió al ejercicio físico, a potenciar la musculatura, y mejorar la movilidad como los mejores tratamientos no farmacológicos.  “El llevar una dieta equilibrada (la mejor, la Mediterránea), tomar vitamina D, lácteos, no fumar y caminar todos los días sin tener que pegarte una buena paliza son aliados para retrasar la aparición la osteoporosis”, explicó la especialista del Hospital Universitario de Bellvitge, en Barcelona.

Detección precoz

Para el doctor Blanco, uno de los objetivos de los especialistas es poder hacer diagnósticos precoces para tratar al paciente antes de que aparezca el dolor. “Además, los pacientes tienen que seguir los consejos que les indica su médico de atención primaria y su reumatólogo, ya que la artrosis no es una enfermedad que, en principio mata, pero sí es una dolencia crónica compleja que les acompañará durante muchos años. Se trata de que entre pacientes/médicos hagamos que puedan llevar una existencia con la mejor calidad de vida”, subrayó.

Los avances en relación con la artrosis que se han producido durante los últimos años se centran principalmente en el conocimiento de los mecanismos moleculares que originan la destrucción de la articulación con artrosis. Este conocimiento está dando lugar a mejoras en el diagnóstico de la enfermedad y también en el desarrollo de nuevas moléculas para su tratamiento. Sin embargo, según se lamentó el doctor Blanco, “Los avances tanto en el diagnóstico como el tratamiento de la artrosis se van desarrollando de una forma más lenta que otras enfermedades reumáticas. La artrosis es una patología crónica de lenta evolución y esto hace que los estudios clínicos y el análisis de sus resultados sean complejos”.

En este sentido, consideró que “en el área de diagnóstico, las técnicas de imagen (ecografía y resonancia magnética) y los biomarcadores moleculares ayudarán pronto a mejorar el diagnóstico, sobre todo para que sea más temprano. En el área terapéutica, hay nuevos fármacos en estudio con buenas expectativas, tanto para controlar el dolor como para frenar la destrucción de la articulación”.

Los varones también sufren osteoporosis”

En el encuentro de la SER en A Coruña, los expertos también abordaron el tema de la osteoporosis, que es la enfermedad más frecuente del metabolismo mineral óseo, cuyo impacto en la salud viene determinado fundamentalmente por las fracturas, y se estima afecta aproximadamente a 2,5 millones de españoles mayores de 50 años. En concreto, se ha calculado que en la década 2015-2025 se producirán en España en torno a 347.564 fracturas de cadera.

Aunque existen aspectos diferenciales relacionados con la adquisición del pico de masa ósea y la pérdida ósea que se produce a lo largo de la vida entre hombres y mujeres, la frecuencia de osteoporosis en individuos jóvenes es similar en ambos sexos. Si bien, en el hombre, “el hipogonadismo, la ingesta elevada de alcohol y el tratamiento con glucocorticoides son las causas más frecuentes de osteoporosis. Al igual que ocurre en la mujer joven, la alta frecuencia de procesos asociados al desarrollo de osteoporosis en el varón indica la necesidad de realizar una historia clínica y examen de laboratorio dirigidos a descartar causas secundarias de osteoporosis en estos pacientes”, según explica la Dra. Pilar Peris, reumatóloga del Hospital Clínic de Barcelona, en el marco del Simposio.

Situación de especialistas en Galicia

Por su parte, el Dr. Carlos García Porrúa, presidente de la Sociedad Gallega de Reumatología, explicó la situación de la Reumatología en su Comunidad. Censuró que en Galicia solo haya 54 reumatólogos en activo para atender a 2.700.000 habitantes en Galicia, esto supondría 1 reumatólogo por cada 50.000 habitantes, cifra algo menor de los estándares recomendados. Además, dicha comunidad se caracteriza por la existencia de una población envejecida y con gran dispersión geográfica. “En este contexto y con un probable aumento de la prevalencia de las enfermedades reumáticas, se puede traducir una necesidad de más recursos humanos para atender esta situación”, señala el especialista.

A pesar de todo. García Porrúa insistió en que la atención sanitaria ofrecida en esta comunidad “es buena y de calidad”. “La calidad en la atención se ha transformado en un requisito fundamental de nuestra práctica médica habitual, ya que el objetivo es la búsqueda de la excelencia y, en este sentido, es prioritario llevar a cabo una Medicina centrada en el paciente”.

Precisamente, sobre la falta de reumatólogos para atender todas las necesidades de los pacientes habló el presidente de la SER, Gómez-Reino, quien de forma contundente señaló que “no habrá recursos suficientes para atender a todas las personas con afecciones reumáticas; no podremos formar a todos los especialistas que harán falta; será del todo imposible”, sentenció.

Para enfrentarse a las necesidades tendremos que ser capaces de predecir las dolencias con técnicas como el Big Data, y distintos dispositivos y tecnologías que facilitarán el tratamiento de los médicos de las enfermedades crónicas que saturan el sistema. “En otros países europeos ya se están poniendo en marcha estos mecanismos, y me consta que aquí dentro de pocos años también haremos uso de ellos. Porque, insisto, el número de profesionales será insuficiente”, recalcó el presidente de la SER.

En el marco del Simposio se llevó a cabo Reumasalud, un espacio de salud en el cual un equipo de reumatólogos ofreció información sobre las enfermedades reumáticas y consejos a la ciudadanía. Además, se realizaron pruebas como ecografías y desintometrías.