Diferentes plataformas sanitarias, como Juntos por la Pública o Sanitarios Necesarios, han convocado un encierro en la gerencia de Atención Primaria de la Comunidad de Madrid. Este encierro se produce un día después de que la Mesa Sectorial de Sanidad haya acordado un calendario de negociación. En concreto, de cara al denominado Plan de Mejora de la Atención Primaria de la Comunidad de Madrid, que arrancará el próximo día 1 de julio. En este estará sobre la mesa las reclamaciones sindicales para un incremento de la plantilla en todos los niveles asistenciales y una mayor inversión.

Desde los sindicatos se ha denunciado que, en esta primera toma de contacto, la Comunidad ha reiterado que solo habrá 73 millones de euros en tres años para reflotar la Atención Primaria en Madrid. Su oferta "no contempla ni un euro más". Los sindicatos consideran insuficiente esta propuesta. Todo ello también ha derivado en este encierro en la gerencia.

Motivos del encierro

La portavoz de Juntas por la Pública, Ana Encinas, ha explicado, en declaraciones a Europa Press, la situación que ha llevado a este encierro. Para empezar, ante el periodo de vacaciones de verano “un 20 por ciento de los madrileños no tienen médico asignado”. Por ello será “insostenible" repartir los pacientes entre los profesionales que continúan.

“La razón por la que no hay profesionales es porque la Comunidad de Madrid les está echando. La Consejería está ofreciendo unos contratos indignos. En mayo 223 personas acabaron su especialidad en Medicina de Familia. De ellos 17 cogieron plaza en Madrid y seis se van en breve”, ha criticado.

Lo mismo ha ocurrido en Pediatría, ha comentado, donde se ofrecieron 90 plazas, 17 de ellas con un contrato de área en el que no tienen un centro asignado. La portavoz ha subrayado que los profesionales deciden irse a otras comunidades autónomas porque los contratos en la región “no son atractivos”. De esta forma, ha censurado que la Comunidad de Madrid “no tiene ningún interés en igualar las condiciones”.