La enfermedad inflamatoria intestinal a menudo coexiste con la enfermedad periodontal, según muestran las nuevas conclusiones de un proyecto de investigación europeo, liderado por expertos suecos y daneses, que exploró la conexión entre las dos enfermedades.

El estudio se preguntaba cómo se ve realmente afectada la salud oral por una enfermedad inflamatoria intestinal y cómo afecta la boca al intestino. El hecho de que la periodontitis puede estar relacionada con la diabetes y la enfermedad cardiovascular ya es bien conocido, sin embargo, la relación entre la periodontitis y la enfermedad inflamatoria intestinal (EII) no está tan bien explorada a gran escala en un contexto europeo.

Ahora, dos publicaciones de un gran proyecto de investigación con pacientes daneses muestran que existe una fuerte conexión entre las enfermedades. "El estudio muestra que los pacientes con EII tienen más periodontitis y menos dientes en comparación con las personas sin EII", señals Andreas Stavropoulos, profesor y oficial dental senior de la Facultad de Odontología de Malmö (Suecia), y uno de los investigadores detrás del estudio.

"También vemos que los pacientes con EII y periodontitis tienen una enfermedad intestinal agravada con una mayor actividad que los pacientes con EII que no tienen problemas de salud bucal. Ambas enfermedades pueden describirse como una fuerte reacción exagerada del sistema inmunitario contra un desencadenante bacteriano teóricamente relativamente leve. Se puede decir que el sistema inmunológico ataca el propio cuerpo", advierte

En la encuesta, alrededor de 1.100 pacientes respondieron preguntas en una encuesta en línea. Alrededor de la mitad de los participantes tenían enfermedad de Crohn y la otra mitad colitis ulcerosa. Unas 3.400 personas sin EII también participaron en el estudio, que fueron seleccionadas al azar, pero también emparejadas por ciertos criterios con los pacientes con enfermedad inflamatoria intestinal.

"La investigación no solo mostró que los pacientes con enfermedad intestinal tenían peor salud bucal que las personas sin EII, sino que la salud bucal de los pacientes con enfermedad de Crohn estaba más afectada. Perdieron más dientes que los pacientes con colitis ulcerosa", añade la profesora y directora dental en la misma universidad, la doctora Kristina Bertl.

Conexión entre las dos enfermedades

A través de contactos con la asociación de pacientes con enfermedad de Crohn y colitis ulcerosa en Dinamarca, los investigadores pudieron encontrar participantes para el estudio. Era bien sabido dentro de la asociación que muchos pacientes tenían problemas recurrentes con los dientes e infecciones y úlceras en la boca. Al mismo tiempo, sintieron que esto no se abordó realmente durante los controles de salud.

"La asociación estaba muy dispuesta a ayudar. Los participantes afirmaron que no recibieron ninguna información sobre la posible conexión entre las dos enfermedades, y que los problemas con los dientes y la boca generalmente no se priorizaron", añade Stavropoulos, quien recuerda que la periodontitis provoca inicialmente síntomas relativamente leves, como sangrado de las encías al cepillarse los dientes, pero puede provocar la pérdida de dientes si no se trata a tiempo.

"Igualmente importante, puede ser que el tratamiento de la periodontitis tenga un impacto positivo en el manejo de la EII", concluye Stavropoulos.