Un nuevo trabajo señala directamente una correlación entre enfermedades cardiacas, respiratorias y oncológicas y un mayor riesgo en el ingreso por COVID-19. Se trata del ‘Estudio Sanitas COVID-19’, realizado con los datos de 675 pacientes de Sanitas afectados por coronavirus, los cuales han recibido atención en hospitales de diferentes zonas del territorio nacional durante el mes de marzo.

Del mismo se concluye que enfermedades cardiacas, respiratorias y oncológicas cuadruplican el riesgo de ingreso por COVID-19, es decir, que el estado de salud previo a contraer COVID-19 condiciona la gravedad del desarrollo de la enfermedad.

En el informe también se ha podido observar que existen casos de personas sin patologías previas o causas conocidas. Sin embargo, los asegurados de más de 60 años que han realizado algún servicio médico relacionado con prótesis internas en los últimos 12 meses, como lo es la implantación de un stent por una afección cardiaca, tienen un 400 por ciento más de opciones de terminar ingresados por COVID-19 que los asegurados de Sanitas en general.

De la misma manera, los resultados reflejan que los pacientes de entre 30 y 60 años que han sido ingresados en los últimos 12 meses por una afección relacionada con el proceso de un radiodiagnóstico, es decir, personas con tratamiento por una enfermedad oncológica, aumentan de forma exponencial (se multiplican por más de diez veces) las posibilidades de ser ingresados en un centro hospitalario por coronavirus.

Destaca también la relación entre tratamientos como las cirugías y terapias respiratorias y la gravedad del proceso por COVID-19. En ambos casos, se multiplican por cinco los ingresos.

Otros datos significativos

El informe señala, asimismo, que el virus tiene un mayor impacto en hombres: la infección es más grave en ellos y así se contempla en los datos de hospitalizaciones e ingresos en UCI. A pesar de que, del total de asegurados de Sanitas, más de un 50 por ciento son mujeres, de entre los pacientes ingresados por coronavirus en hospitales en el mes de marzo seis de cada diez son hombres.

Este mayor número de ingresos hospitalarios en varones coincide en todas las zonas del país que se han analizado durante el mes de marzo. Con respecto a los ingresos en UCI, el porcentaje de pacientes atendidos que se derivaron a estas unidades no superó el 30 por ciento, aunque existen ligeras variaciones entre territorios. Las unidades de cuidados intensivos recibieron un 15 por ciento de pacientes de media, sobre el total de asegurados ingresados a nivel nacional.