La primera causa de muerte para las mujeres es la cardiopatía y las enfermedades cardiovasculares en general. En una entrevista para El Médico Interactivo México, la cardióloga intervencionista, Emma Miranda, explica que los hábitos actuales en las mujeres aumentan la posibilidad de padecer alguna enfermedad cardiovascular.

La especialista afirma que, si bien existen factores de riesgo clásicos de infarto para hombres y mujeres, como la diabetes, la hipertensión, la obesidad, el colesterol, el tabaquismo y los antecedentes familiares, ahora se detectan otros factores en mujeres.

Estos factores son:

  • Estrés emocional.
  • Estrés laboral.
  • Niveles altos de depresión y ansiedad.
  • Uso de los anticonceptivos.
  • La postmenopausia.

Según explica esta experta, “el año pasado, la primera causa de muerte cardiovascular en mujeres fue el infarto, mientras que en hombres fue la COVID-19. Las mujeres seguimos infartándonos. Aproximadamente, cada hora seis mujeres mueren del corazón”.

Subrepresentación de mujeres en estudios cardiovasculares

La experta informa que actualmente se busca que un mayor número de mujeres sea tomado en cuenta para los estudios de cardiopatía, con el objetivo obtener hallazgos en factores de riesgo a enfermedades cardiovasculares. Lo anterior, dice, podrá servir de referencia para que existan nuevos y mejores tratamientos para el combate de estas enfermedades.

Refiere que, de un universo de 485 mil pacientes de enfermedad cardiovascular, que fueron analizados para 60 ensayos clínicos controlados a nivel internacional, solo el 30% fueron mujeres. Por ello, desde hace 5 años se pretende que en los ensayos clínicos controlados la participación de hombres y mujeres sea equitativa, de un 50-50%.

“Desde los últimos 5 años, en los ensayos clínicos controlados en que nosotros escogemos a la población, ya se busca una equidad de 50 y 50, para que tengamos la certeza de que esa enfermedad cardiovascular es igual o diferente en cada género”, comenta.

Acciones que salvan vidas

La especialista asegura que una mayor participación de las mujeres en los estudios cardiovasculares no solo es la forma en que se puede evitar el riesgo de los infartos, sino que además se debe de tomar consciencia de los estudios para prevenir enfermedades.

“Alrededor de los 40 años, se deben hacer estudios de manera anual de glucosa, colesterol, medición de presión arterial, para identificar los factores de riesgo y por lo menos un electrocardiograma cada año”, recuerda.