En Europa, 165 millones de personas, el 38 por ciento de la población,  sufre anualmente patologías como la depresión, la ansiedad, el  insomnio o la demencia, que podrían convertirse en el reto económico número uno para los sistemas de salud europeos.

Así lo señala un estudio realizado por el European Brain Council (EBC) sobre los costes de este tipo de enfermedades, que sigue los pasos de un estudio publicado anteriormente y que mostraba el gran número de europeos que sufren estas patologías.

El trabajo del EBC, que sitúan el coste de estas enfermedades en los 1.550 euros por persona, demuestra que ahora el tratamiento de estas patologías cuesta más del doble que lo estimado en el anterior estudio EBC, publicado en 2005.

Según los autores del informe, expertos de Reino Unido, Alemania, Italia, Suecia y del resto de Europa, “la creciente carga y el incremento asociado del coste de estos trastornos del cerebro es un enorme riesgo  bajo la economía europea y la sociedad de la Unión Europea en general”. Por ello, piden que se aumenten los fondos destinados a la investigación y los recursos para los tratamientos.

Los expertos dicen que, en parte, la responsabilidad de esta situación la tienen las más estrictas normativas europeas que se emplean para regular los fármacos que tienen  un efecto sobre el sistema nervioso central. También ha influido el hecho de que la industria no está consiguiendo éxitos últimamente en el desarrollo de fármacos eficaces para tratar las enfermedades mentales.

Según el informe del Brain Council, la tendencia de las farmacéuticas de abandonar Europa por países como Estados Unidos, China o India ha reducido también la cooperación público-privada de la industria con la Comisión Europea.

Este estudio observó más de 100 patologías mentales y necrológicas, que van desde el dolor de cabeza hasta las migrañas, las alteraciones del sueño, los ictus, el Parkinson, los desórdenes psicóticos o la demencia,  y describieron su impacto económico y social como “inmenso y expansivo”.

Dicen que el coste de las enfermedades mentales es sustancialmente mayor que el de otras enfermedades largas o crónicas, como la enfermedad cardíaca o el cáncer. La EuropeanHeart Network fijó el coste de las enfermedades cardiovasculares en la UE en 192.000 millones de euros en 2008, mientras que el coste anual del cáncer se estimó entre los 150.000 y los 250.000 millones de euros.

“Sin una intervención, la situación sólo puede ir a peor”, señala el informe, que advierte de que, dado el envejecimiento poblacional, “los desórdenes degenerativos, -como la demencia, el Parkinson o los ictus, están particularmente destinados a ser cada vez más comunes, pero la ansiedad y los trastornos del ánimo son también muy prevalentes entre los mayores”.

El estudio EBC fue liderado por epidemiólogos y economistas de la salud. Su última edición es más amplia que la anterior, que data de 2005, pues en esta ocasión cubre 30 países y antes cubría 28 y tiene en cuenta 19 grupos diagnósticos frente a los 12 que se tuvieron en cuenta en el informe anterior.

Los trastornos del ánimo, entre ellos la depresión mayor o el trastorno bipolar, son los que mayor coste anual tienen de las 19 enfermedades analizadas, situándose cerca de los 113.000 millones de euros, seguidos de la demencia, con unos 105.000 millones de euros de coste anual.

Los trastornos del sueño cuestan 348 euros por paciente al año, pero esta carga es mayor porque casi 45 millones de personas los sufren, en comparación con los cerca de 500.000 pacientes que presentan esclerosis múltiple.