N.L.,Bilbao.- El Departamento de Sanidad del Gobierno Vasco y el Colegio Médico Vasco (integrado por las tres organizaciones colegiales del País Vasco) han dado a conocer el Plan de Atención Integral al Médico Enfermo (PAIME), que surge con el objetivo de rehabilitar al médico que padece algún tipo de enfermedad mental o adicción y que, previsiblemente, tratará a unos veinte profesionales por año.

El consejero de Sanidad, Gabriel Inclán, presentó el nuevo plan dentro de la I Jornada Sobre la Salud del Médico, que se celebra en el Palacio Euskalduna de Bilbao, convocada para analizar las patologías relacionadas con alteraciones del comportamiento o adicciones de este colectivo, para posibilitar su incorporación a su puesto en activo.

Dentro de dicho foro, los tres Colegios de Médicos vascos y el Departamento de Sanidad expusieron el acuerdo de colaboración que firmaron ambas partes para atender a los médicos, entre quienes las enfermedades mentales aún están más estigmatizadas que entre la población general y provocan la marginación del profesional.

Según explicó el coordinador del PAIME, Ander Larrazabal, entre las enfermedades mentales, que ocuparán aproximadamente el 50 por ciento de los casos, tienen especial incidencia las grandes depresiones y los trastornos bipolares de la personalidad, y entre las adicciones, destaca el consumo abusivo de alcohol, con un 40 por ciento de los casos.

El programa creará una unidad de asistencia en cada uno de los tres territorios provinciales y los médicos que deseen solicitar atención podrán hacerlo mediante una cita telefónica. La asistencia garantizará la absoluta confidencialidad y tratará de rehabilitar al enfermo para mejorar su praxis profesional y, así, mejorar, por tanto, la calidad asistencial del Servicio Vasco de Salud (SVS)-Osakidetza.

Inclán incidió en que los médicos, aunque no son un colectivo en que se den índices elevados de este tipo de enfermedades, cuando surgen suelen recurrir a la automedicación y a retrasar la consulta con otros profesionales para ocultar el problema, por lo que también se retrasa el tratamiento del mismo.

Según las previsiones de los promotores del programa, alrededor de 20 médicos vascos pasarán anualmente por dicho programa, estimación realizada en función de los datos recogidos por el instituto creado en Cataluña con la misma finalidad y que asiste a un 3 por ciento de los profesionales en activo en algún momento de su carrera.

Instrumento jurídico

Existe un instrumento jurídico que sustenta todas las actuaciones previstas en el plan. Se trata del contrato terapéutico para ejercer la autoridad por parte del Colegio y está firmado por el paciente que acepta su ingreso en el PAIME. Es el propio coordinador el encargado de solicitar al Colegio de Médicos correspondiente que ejerza esta autoridad. Entonces se activa la maquinaria colegial, a través de la cual se requiere al médico su autorización firmada. Si éste no cumple con los trámites, el propio Colegio se ve autorizado para actuar con todas sus consecuencias.

Para el Consejo Médico Vasco, el PAIME supone un beneficio a la ciudadanía, ya que va a conseguir que aquellos médicos que no se encuentren en condiciones para ejercer la Medicina sean apartados y tratados, para su posterior vuelta al trabajo en óptimas condiciones.

Los médicos que deseen acceder a este plan sólo tendrán una vía de acceso al mismo: el contestador automático del teléfono PAIME, el 646.581.200. El coordinador del PAIME recibe la información, decide que tipo de intervención ha de realizarse y detecta las posibles anomalías. En ningún caso se admitirán mensajes anónimos y está anunciado que el servicio que se ofrece, una vez aceptado el caso, correrá a cargo de los presupuestos específicos destinados para el mismo por el Consejo Médico Vasco.