E.P.- Científicos del Imperial College de Londres (Reino Unido) han realizado un importante avance científico estableciendo que el desarrollo de las enfermedades priónicas se puede evitar en ratones, empleando anticuerpos monoclonales (mAbs).

El trabajo sienta las bases para futuros estudios que exploren el potencial de los mAbs para tratar enfermedades específicas de priones, tales como la Enfermedad de Creutzfeldt Jacob. El nuevo trabajo se publica ahora en la última edición de la revista Nature.

Los ratones empleados en este estudio (durante 17 meses) que fueron tratados con mAbs permanecieron clínicamente sanos casi un año después de que los ratones tratados sucumbieran a la enfermedad.

Pese a que el trabajo se encuentra aún en los inicios y los estudios clínicos con pacientes aún tardarán algunos años en realizarse, los resultados plantean una posibilidad real de desarrollar terapias a base de mAbs que sean efectivas contra las enfermedades priónicas.

Los anticuerpos monoclonales son muy versátiles, formando la base de muchos tests de diagnóstico, y un creciente número de medicamentos terapéuticos. Se trata de moléculas del sistema inmunológico que se unen estrechamente a su diana, en este caso la proteína priónica.

A un grupo de ratones infectados con priones Scrapie (PrPSc) se les administraron dosis terapéuticas de mAbs antes de que enfermaran con signos neurológicos de la enfermedad. Los mAbs parecen haber frenado la conversión de la proteína criónica normal en la forma infecciosa anormal, evitando que se acumule.

Más importante aún, el tratamiento con mAb parece haber retardado la aparición de la enfermedad de forma indefinida y los ratones permanecen sanos.