Enfermería ha pedido la optimización del proceso de vacunación COVID-19. El sindicato SATSE ha reclamado que las autonomías aceleren la campaña de vacunación. Para ello, deben administrarse las dosis correspondientes todos los días de la semana, incluidos festivos, por las mañanas, las tardes y las noches. El objetivo es que el 80 por ciento de la población española esté inmunizada en julio de 2021.

No es “en modo alguno aceptable” que haya distintas velocidades en su administración en función de la comunidad autónoma. Debe haber una actuación “eficaz, rápida y homogénea” en el conjunto del Estado, ha indicado el sindicato.

Asimismo, SATSE ha reclamado “suficientes enfermeros” para garantizar la optimización del proceso de vacunación COVID. De igual manera, ha solicitado necesario habilitar espacios en las áreas de consultas de los centros hospitalarios para administrar la vacuna.

Equipos para la optimización del proceso de vacunación COVID

Por un lado, la vacunación debe hacerse en los centros sanitarios. Además, SATSE ha pedido en todas las comunidades autónomas equipos móviles para desplazarse a los centros sociosanitarios. En un futuro, también a las grandes empresas. Estos equipos deben estar formados por tres profesionales de Enfermería, como en Andalucía. Uno de ellos debe encargarse de la recepción de la vacuna y el registro de los datos necesarios, así como de la parte administrativa del proceso. Otro profesional debe preparar la dosis, mientras que el tercero es el encargado de la administración.

El sindicato ha pedido la contratación de todos los profesionales de Enfermería necesarios para garantizar que se acomete con éxito la campaña de vacunación. Si a una Administración se le agotan todas las posibilidades de contratación de nuevos profesionales, se debe proponer esa labor con carácter voluntario a la plantilla existente. En consecuencia, debe recibir el reconocimiento económico correspondiente al sobreesfuerzo realizado.

Ha recordado que el Ministerio de Sanidad es el competente de la provisión y suministro de las vacunas a las comunidades autónomas. Estas deben encargarse de su correcta administración a la población, por lo que, a su juicio, la lentitud en el desarrollo de la campaña es achacable a los gobiernos autonómicos correspondientes.

Rechazo a la privatización

En este sentido, SATSE reitera que el retraso en el inicio de la campaña de vacunación, especialmente en comunidades autónomas, como Madrid, se debe “a la falta de planificación necesaria en materia de profesionales y a una incapacidad de gestión por parte de las administraciones sanitarias competentes”. Por el contrario, valora el esfuerzo realizado en autonomías, como Asturias, cuyo porcentaje de vacunación es muy superior al de otras. El sindicato ha rechazado que se destinen recursos públicos a la sanidad privada para realizar la campaña de vacunación, en referencia a Madrid. “Isabel Díaz Ayuso elude su propia responsabilidad pidiendo ayuda a la empresa privada a costa del dinero de todos los ciudadanos”, ha criticado.

SATSE ha señalado que todo el peso del proceso de vacunación recae en los profesionales de Enfermería. Se encargan de la planificación, recepción, administración y seguimiento de las dos dosis de la vacuna. Finalmente, los profesionales de Enfermería han pedido al conjunto de la población que acepte la posibilidad de vacunarse una vez constatada su eficacia por parte de los expertos y organismos competentes. “Entre todos vamos a lograr acabar con esta grave enfermedad y, para ello, la vacunación resulta primordial”.