Nota: Los contenidos de esta sección son informaciones de actualidad y de interés general elaboradas por la redacción de El Médico Interactivo. No existe conflicto de intereses entre los autores, las fuentes y el patrocinador.

Las proteínas FLRT (Fibronectin and Leucine Rich Transmembrane proteins) podrían ofrecer información clave para comprender mejor la esquizofrenia. Así se desprende del estudio FLRT2 and FLRT3 Cooperate in Maintaining the Tangential Migratory Streams of Cortical Interneurons during Development, publicado en The Journal of Neuroscience. Se trata de una proyecto liderado por investigadores del Institut de Recerca Biomèdica de Lleida Fundació Dr. Pifarré (IRBLleida), en colaboración con el Instituto de Neurobiología Max Planck (Alemania).

Los autores pertenecen al grupo de investigación de Neurobiología molecular y del desarrollo de la Universitat de Lleida y el IRBLleida.

La función de las interneuronas

La pérdida de función de algunas proteínas de la familia FLRT podría causar los defectos en la formación y migración de las interneuronas o neuronas inhibidoras en la corteza cerebral. Estos defectos se vinculan con patologías psiquiátricas como esquizofrenia o los síndromes del espectro autista.

Las neuronas interneuronas son mucho menos abundantes que las excitadoras, si bien tienen un papel destacado en la modulación y el control de la actividad de las neuronas excitadoras.

Las interneuronas inhibidoras de la corteza cerebral surgen en el telencéfalo ventral. Posteriormente, migran de forma tangencial en tres corrientes transitorias a la corteza antes de llegar al destino laminar final.

Los defectos migratorios, según el estudio, conducen a la interrupción de los circuitos inhibitius y a una hiperexcitabilidad neuronal. Además, se relacionan con trastornos psiquiátricos como la esquizofrenia y el autismo.

Joaquim Egea, profesor de la Universidad de Lleida, es el responsable del grupo Neurobiología molecular y del desarrollo. “La investigación del desarrollo y del funcionamiento de las interneuronas, así como de los mecanismos moleculares implicados en la formación y mantenimiento de este circuito, nos permitirá tener la oportunidad de repararlas en situaciones patológicas”, ha explicado.

Experimento con animales

Las conclusiones del estudio se han tomado en función de los resultados obtenidos con ratones modificados genéticamente. Así, los animales con una pérdida de función de las proteínas FLRT2 y FLRT3 han manifestado una distribución anormal de las interneuronas en la corteza cerebral durante el desarrollo que afectaba la disposición de algunas de ellas en el cerebro adulto. Este proceso se produce cuando se ven afectados Unc5B y Unc5D, los receptores de las proteínas FLRT l.

Repulsión celular

Joaquim Egea ha explicado que si las FLRT actúan a través de los receptores Unc5 para controlar la distribución de las interneuronas corticales en un mecanismo podría implicar la repulsión celular. Las proteínas juegan un papel multifuncional durante el desarrollo del sistema nervioso. Por ello, Joaquim Egea ha comentado que mejorar su conocimiento permitirá también saber más acerca de los trastornos psiquiátricos. En este sentido, ha dicho que podría resultar eficaz investigar el vínculo de las variantes génicas de los FLRT con la esquizofrenia y el resto de las patologías vinculadas.