Con motivo del Día Internacional de la lucha contra los trastornos de conducta alimentaria (TCA) los expertos han querido incidir en distinguir los casos que superan la enfermedad de aquellos que llegan a cronificarla. Así, se calcula que entre el 70-80 por ciento de pacientes de trastornos de conducta alimentaria superan la enfermedad.  Sin embargo, un 25 por ciento de los casos se cronifica.

Explicaba algunas claves al respecto Francisco Botella, coordinador del Área de Nutrición de la Sociedad Española de Endocrinología y Nutrición (SEEN). “Un TCA de larga duración, superior a 8 o 10 años, tiene un índice de curación muy bajo y una alta probabilidad de convertirse en crónico”. Por otra parte, los tratamientos para el manejo de los TCA son prolongados, ya que suelen superar los dos años y se estima un alto porcentaje de recaídas.

El principal problema es que los trastornos de conducta alimentaria representan la patología psiquiátrica con el índice de mortalidad más alto. Este es hasta 8 veces superior al de las personas sanas del mismo grupo de edad. La psicopatología y la desnutrición imposibilitan, en muchas ocasiones, las relaciones sociales, y tienen también consecuencias a nivel académico y profesional.

Perfil de los trastornos de conducta alimentaria

Los distintos tipos de TCA se clasifican en anorexia nerviosa, bulimia nerviosa, trastorno por atracones, junto con otros trastornos alimentarios o de la ingestión de los alimentos, que normalmente se corresponden con formas incompletas o mixtas de alguno de los anteriores. Más de 95 por ciento de las personas que sufren algún trastorno de conducta alimentario son mujeres y entre el 0,3 y el 3 por ciento de la población femenina padece algún TCA a lo largo de su vida. El perfil más común es una adolescente con baja autoestima y alto grado de autoexigencia y perfeccionismo.

Por último, cabe destacar que la unidad de TCA forma parte de la cartera de servicios de la especialidad en Endocrinología y Nutrición. Sin embargo, el 20 por ciento de los MIR de Endocrinología y Nutrición considera insuficiente su formación durante su residencia. Por ello, desde la SEEN se intenta completar esta formación mediante congresos y cursos.