El dolor es el principal motivo de consulta en los servicios de atención primaria y urgencias. No obstante, representa hasta el 75 por ciento de las consultas que se realizan. Pese a ello, el dolor no siempre es tratado de forma óptima. Un dato preocupante, puesto que entre un 10 y un 15 por ciento de los pacientes con dolor agudo desarrollará un dolor crónico.

Así lo establece un estudio de la SED y SEMES. Según este mismo trabajo el porcentaje de dolor tratado es muy bajo. En concreto, un 40 por ciento frente al 60 por ciento no tratado. Otro dato que se puede deducir del estudio es que el paciente espera de media 90 minutos antes de recibir un analgésico.

Es por ello que es clave mejorar el papel que desempeña el personal de atención médica y urgencias en el tratamiento del dolor. En este contexto, Zambon ha organizado para médicos de atención primaria y urgencias, la Masterclass Online ‘Dolor en urgencias’. El objetivo es ofrecer al personal sanitario, herramientas y claves de cómo mejorar en relación con su práctica clínica diaria. También concienciar sobre la importancia de un abordaje temprano del dolor.

Dolor agudo a dolor crónico

En cuanto al porcentaje de dolor agudo que puede desarrollar dolor crónico intervenía José Ramón Casal Codesido, jefe de Servicio de Urgencias del Hospital El Bierzo de Ponferrada. “Un correcto diagnóstico puede evitar en muchas ocasiones que el dolor se cronifique. Este es auténtico problema de nuestra sociedad. No obstante, implica un aumento de recursos materiales y humanos, además de bajas laborales innecesarias”. Además, el experto añade que otro de los problemas es que son muchos los pacientes que ante un dolor agudo deciden no comenzar con una analgesia adecuada por miedo a “engancharse” a los fármacos. “Esto es un tremendo error, ya que a la larga tendrán que usar más analgesia de la necesaria”.

Sobre esta idea insistía Anselma Fernández Testa, del Servicio de Urgencias Hospital Virgen de la Concha Complejo Asistencial de Zamora. “Se ha demostrado que un porcentaje no desdeñable de pacientes con dolor agudo, hasta un 10 por ciento desarrollan dolor crónico. Lo hacen fundamentalmente por dos mecanismos bien estudiados, sensibilización periférica y central. Estos son relativamente complejos, pero basados en ambos casos en la estimulación repetitiva de los nociceptores. Si conseguimos cortar esta estimulación causada por el dolor agudo disminuiremos la posibilidad de cronificación del cuadro”.