La prevalencia de la eosinofilia periférica en la Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica (EPOC) puede ser un valor predictivo de la propia patología. De hecho, es de gran importancia para la prevención de complicaciones y tratar episodios de sobreagudización, por tanto, “la existencia de un biomarcador permitiría este seguimiento”, tal como señala el doctor Henry Luis, especialista en el Centro de Atención Primaria de Esparreguera, Barcelona.

Pese a que se tiene poca información al respecto, hay algún trabajo que concluye la importancia de la eosinofilia como biomarcador en el fenotipo de la enfermedad pulmonar obstructiva crónica para alcanzar el tratamiento adecuado y dirigido a mejorar la calidad de vida y a disminuir la progresión y aparición de complicaciones y exacerbaciones, explica el doctor Luis.

Los eosinófilos son células que habitualmente existen en un pequeño porcentaje en la sangre periférica y tienen una notable variabilidad a lo largo del tiempo, según se recoge en un editorial de Archivos de Bronconeumología. “Según los datos de la cohorte ECLIPSE, en torno al 37% tienen de forma persistente más de un 2% de eosinófilos en las muestras de sangre, un porcentaje no muy diferente de lo que se ha descrito en la población sana”, reza el texto1 .

En este mismo editorial se señala que, aunque no hay estudios diseñados específicamente para conocer el significado de la eosinofilia sanguínea en la EPOC, algún trabajo muestra que tratar pacientes usando como objetivo disminuir al mínimo la concentración de eosinófilos en el esputo tiene consecuencias positivas en la reducción de las exacerbaciones1.

Actualización GesEPOC 2021

En esta línea, la última actualización de la Guía Española de la EPOC (GesEPOC) de la Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (SEPAR) incluyó como principal novedad una nueva clasificación de los fenotipos de los pacientes con EPOC de alto riesgo, dentro de la cual se incorpora la eosinofilia. Concretamente, se señala que tener un alto número de eosinófilos en sangre es un marcador para decidir el tratamiento farmacológico óptimo2.

La nueva guía divide la EPOC de alto riesgo en dos tipos: la de los pacientes que no sufren exacerbaciones o agudizaciones, pero que se consideran de alto riesgo por su función pulmonar o sus síntomas, y que se tratan con broncodilatadores de larga duración. Y los pacientes que sí tienen agudizaciones. Estos últimos, a su vez, se dividen en dos subgrupos: los eosinofílicos y no eosinofílicos, dependiendo de la concentración de eosinófilos en sangre.

Los pacientes con agudizaciones y eosinofílicos reciben broncodilatadores de larga duración y corticoides inhalados, mientras que los pacientes con agudizaciones y sin eosinofilia solo reciben inicialmente broncodilatadores de larga duración, recoge la GesEPOC. En el resto de pacientes, los de bajo riesgo, la recomendación de la guía es un LAMA como tiotropio.

Para la doctora María del Carmen Ibarra Mirambell, facultativa en el Centre d’Atenció Primària Manso, en Barcelona, “la eosinofilia como biomarcador nos puede ayudar a clasificar un fenotipo específico de EPOC con características clínicas diferenciales y un tratamiento que podría ser diferente”. Además, “estaría incluido en el fenotipo mixto, hasta ahora de definición poco precisa, donde se clasifican los pacientes con EPOC que cumplen criterios diagnósticos de asma y que presentan rasgos asmáticos, como tener una prueba broncodilatadora muy positiva (incremento del FEV1> 400mL y 15%) y/o una eosinofia en sangre periférica ≥ 300 cél/mL, como recoge la GesEPOC”.

Complicaciones y sobreagudizaciones

La EPOC es una enfermedad crónica que va deteriorando la salud de manera progresiva por lo que el tratamiento debe ir dirigido a prevenir las complicaciones, indica el doctor José Adrián García Rodríguez, del Centro de Salud L’Almàssera De Tonda, en Villajoyosa (Alicante). Añade que “los principales síntomas presentados y a los que debemos estar alerta como médicos son en los que presentan pacientes, por lo general mayores de 40 años, con antecedentes de tabaquismo (fumadores o exfumadores) que acuden a la consulta con: tos crónica, fatiga y agitación, flema abundante y constante, y sibilancia al respirar asociado sensación de falta de aire”.

El recuento de eosinófilos en sangre periférica (EOS) se considera un buen marcador para seleccionar a los pacientes que más se beneficiaran del uso de corticoides inhalados y prevenir las complicaciones, resalta la doctora Ibarra. Estos fármacos “están indicados en los pacientes con mayor riesgo de agudización y un valor de eosinófilos elevado (≥ 300 cél/mL)”, señala.

Para el doctor Luis es esencial distinguir una nueva agudización de un fracaso terapéutico previo o de una recaída. “Sería conveniente hacer un buen diagnóstico de una agudización de la EPOC, estableciendo un diagnóstico diferencial, la gravedad y identificar su etiología”, subraya.

A su juicio, en la agudización de la EPOC de cualquier intensidad, “la principal intervención es optimizar la broncodilatación, aumentando la dosis y/o la frecuencia de los broncodilatadores de acción corta. Los antibióticos están especialmente indicados en presencia de esputo purulento. Se debería emplear una pauta corta de corticoides sistémicos en las agudizaciones moderadas, graves o muy graves”.

Para la elaboración de este artículo se ha contado con la colaboración de los doctores: José Adrián García Rodríguez, Leandro Modesto Mena Roy, Henry Luis, Mª Ángeles Rodríguez Majadas, Eladi Miguel Llordes, María del Carmen Ibarra Mirambell, Mireia Martínez Martí́ y Paúl Alfredo González Dalmasí.

 

Referencias:

1 Baloira Villar, A; Pallarés Sanmartín, Abel. Enfermedad pulmonar obstructiva crónica con eosinofilia, ¿un fenotipo emergente? Abril 2016. Archivos de Bronconeumología. Vol. 52. Issue 4. Pages 177-178. DOI:10.1016/j.arbres.2015.11.015.
2 Marc Miravitlles, Myriam Calle, Jesús Molina, Pere Almagro, José-Tomás Gómez, Juan Antonio Trigueros, Borja G. Cosío, Ciro Casanova, José Luis López-Campos, Juan Antonio Riesco, Pere Simonet, David Rigau, Joan B. Soriano, Julio Ancochea, Juan José Soler-Cataluña. Actualización 2021 de la Guía Española de la EPOC (GesEPOC). Tratamiento farmacológico de la EPOC estable. Archivos de Bronconeumología. Vol. 58. Issue 1. Pages 69-81 (January 2022). DOI: 10.1016/j.arbres.2021.03.005. https://www.archbronconeumol.org/en-actualizacion-2021-guia-espanola-epoc-articulo-S0300289621001034