La enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) es responsable de más de 235.000 muertes en el continente americano, cifra que la coloca como la sexta causa de mortalidad a nivel regional. Alrededor de un 23 por ciento de estas defunciones son prematuras, es decir, en personas de 30 a 69 años, señalaron especialistas en el 75 Congreso Diamante de la Sociedad Mexicana de Neumología y Cirugía de Tórax, que se realizó en esta ciudad los primeros días de abril.

La EPOC, mejor conocida como enfermedad de fumador, es progresiva y crónica, abarca una serie de padecimientos pulmonares como son la bronquitis crónica y enfisema pulmonar. “Las personas con EPOC tienen dificultad para respirar debido a la limitación persistente del flujo aéreo”, explicó el profesor David Price, investigador de la Universidad de Aberdeen en el Reino Unido.

Entre los síntomas más frecuentes en los pacientes de EPOC destacan la tos persistente o tos del fumador, disnea, expectoración anormal, opresión del pecho y sibilancias.

Esta enfermedad es la cuarta causa de muerte en las mujeres y la quinta en los hombres en México, según datos de la Secretaría de Salud. Cifras de la Organización Mundial de la Salud (OMS), señalan que más del 90 por ciento de las muertes por EPOC se producen en países de bajos y medianos ingresos.

Anteriormente, la EPOC era más frecuente en el sexo masculino, pero debido al aumento del consumo de tabaco entre las mujeres de los países de ingresos elevados y al mayor riesgo de exposición a la contaminación del aire de interiores (como la derivada de la utilización de combustibles sólidos en la cocina y la calefacción) entre las mujeres de los países de bajos ingresos, en la actualidad afecta casi por igual a ambos sexos.

Otro dato alarmante es que los pacientes afectados por EPOC están mucho más expuestos que la población general a desarrollar cáncer de pulmón o problemas cardiacos.

Un estudio de pacientes con EPOC estable encontró que aproximadamente 90 por ciento de los  pacientes tratados para la EPOC eran sintomáticos durante al menos una parte del día. Más del 50 por ciento de los pacientes experimentaron síntomas “alrededor del reloj” a pesar de recibir tratamientos regulares.

En su ponencia “Tratamiento personalizado en EPOC”, el profesor Marc Miravitlles, investigador clínico del Hospital Universitario Vall d’Hebron de Barcelona, presentó una nueva terapia dual de AstraZeneca compuesta por bromuro de aclidinio y fumarato de formoterol, la cual mejora los síntomas, la función pulmonar, disminuye la frecuencia y gravedad de exacerbaciones al reducir los síntomas durante el día y ha demostrado un rápido inicio de acción a los 5 minutos de su administración.

El nuevo tratamiento fue autorizado por la autoridad regulatoria mexicana Cofepris, basado en los datos de eficacia y seguridad de más de 4.000 pacientes, en 11 estudios clínicos, llevado a cabo en 29 países. Los resultados han demostrado que esta terapia logra una mejoría estadísticamente significativa y sostenida en el alivio de los síntomas en comparación con la monoterapia, con un perfil de tolerabilidad similar en general.

El broncodilatador cuenta con un inhalador novedoso que muestra de forma fácil y rápida la cantidad de medicamento inhalado, ya que el 90 por ciento de los pacientes con EPOC usan de forma incorrecta estos dispositivos.

“Estamos felices de que este tratamiento esté ya disponible en el país con el objetivo de proporcionar a los médicos una opción de tratamiento innovador y eficaz para ayudar a los pacientes con EPOC a controlar los síntomas debilitantes de esta enfermedad, y a su vez mejorar su calidad de vida”, concluyeron los especialistas.