La presidenta de la Comunidad, Isabel Díaz Ayuso, ha presentado a los representantes de la Mesa Sectorial de Sanidad el Plan de Mejora Integral de la Atención Primaria. El objetivo del mismo es reforzar este ámbito clave en la lucha contra el COVID-19. Las propuestas presentadas se negociarán en dicha mesa. Mientras tanto Ayuso ha anunciado algunos de los puntos clave, entre ellos una equiparación salarial y la oferta de más plazas para la Atención Primaria madrileña.  

En concreto, se equiparará las retribuciones de los profesionales especialistas de Atención Primaria y del SUMMA 112 con las de los facultativos especialistas de Atención Hospitalaria. El objetivo es “reconocer de forma remunerada el trabajo de sus profesionales y hacer de este escalón asistencial un espacio atractivo para los futuros médicos de familia, pediatras y enfermeras que están en formación”. La medida beneficiará de forma lineal a unos 5.000 trabajadores. Supondrá un incremento salarial anual de 5.757 euros.

Por otra parte, el Plan de Mejora Integral de la Atención Primaria también incluirá la creación de nuevas 571 plazas hasta 2022. Con este fin, el plan contará, con una dotación presupuestaria a partir de octubre y para los próximos tres años de 82,67 millones de euros.

Plan de Mejora Integral de la Atención Primaria

La presidenta ha reconocido los problemas a los que se enfrentan estos profesionales. Por ello, les ha trasladado su apoyo y su compromiso “de no solo llevar a cabo medidas a corto plazo, sino desarrollar una reforma a medio y largo plazo”. También han abordado la necesidad de trabajar en “sistemas de mejora del descanso de estos profesionales y de su conciliación laboral y familiar”.

Por ello, dentro de esta mejora integral de la Atención Primaria también se plantean otras medidas. Entre ellas un incremento retributivo para puestos de difícil cobertura que supone una inversión de 10,6 millones de euros. Asimismo, se considera necesario la modificación del modelo de abono de la tarjeta sanitaria de enfermería, adaptándola al modelo de médicos de familia y pediatras.

Asimismo, para aumentar la cobertura de las ausencias autorizadas sin cubrir de las categorías profesionales con mayor dificultad de contratación, se compensará con módulos de actividad complementaria de 4 horas adicionales a la jornada habitual. Estos supondrán unas retribuciones de 200 euros para médicos de familia y pediatras y 128 euros para enfermeras. Todo ello siempre que exista una ausencia autorizada con imposibilidad de cubrirla mediante suplente. Este capítulo supone una inversión de 9,4 millones de euros.