La Iniciativa de Erradicación Global de la Poliomielitis (GPEI, por sus siglas en inglés) ha anunciado que está buscando nuevos compromisos para financiar su estrategia 2022-2026, con el fin de cumplir la promesa de alcanzar "un mundo sin polio".

Si la estrategia logra una financiación completa, contemplará la vacunación de 370 millones de niños anualmente durante los próximos cinco años, así como la continuación de las actividades de vigilancia mundial de la poliomielitis y otras enfermedades en 50 países.

Cumbre Mundial de la Salud

Durante el anuncio, realizado de manera virtual, el gobierno de Alemania, que ocupa la presidencia del G7 en 2022, ha anunciado que el país copatrocinará el momento de compromiso de la estrategia GPEI durante la Cumbre Mundial de la Salud de 2022 en octubre.

"Un programa contra la poliomielitis fuerte y totalmente financiado beneficiará a los sistemas de salud de todo el mundo. Por eso es tan crucial que todas las partes interesadas se comprometan ahora a garantizar que la nueva estrategia de erradicación se pueda implementar en su totalidad", ha afirmado el secretario de Estado parlamentario del Ministerio Federal de Cooperación Económica y Desarrollo de Alemania, Niels Annen.

"El momento de compromiso contra la poliomielitis en la Cumbre Mundial de la Salud de octubre es una oportunidad fundamental para que los donantes y aliados reiteren su apoyo a un mundo libre de poliomielitis. Solo podemos tener éxito si hacemos de la erradicación de la poliomielitis nuestra prioridad compartida", ha afirmado.

Los casos de poliovirus salvaje se encuentran en un mínimo histórico y la enfermedad es endémica solo en Pakistán y Afganistán, lo que presenta una oportunidad única para interrumpir la transmisión. Sin embargo, acontecimientos recientes, debido en parte a los impactos de la pandemia de la Covid-19, subrayan la fragilidad de este progreso.

En febrero de 2022, Malawi confirmó su primer caso de poliomielitis salvaje en tres décadas y el primero en el continente africano desde 2016, relacionado con un virus que se originó en Pakistán. En abril de 2022, este país registró su primer caso de poliomielitis salvaje desde enero de 2021. Mientras tanto, los brotes de cVDPV, variantes del poliovirus que pueden surgir en comunidades insuficientemente inmunizadas, se han detectado recientemente en Israel y Ucrania y circulan en varios países de África y Asia.

Un ahorro de 30.000 millones de euros

Según GPEI, el enfoque de inversión esboza un nuevo modelo que muestra que lograr la erradicación podría ahorrar aproximadamente unos 30.000 millones de euros en este siglo, en comparación con el precio de controlar los brotes de polio.

Así, los líderes de la GPEI y los países afectados por la polio han instado a renovar el apoyo político y financiero para acabar con esta enfermedad y proteger a los niños y las generaciones futuras de la parálisis que provoca.

"A pesar del enorme progreso, la poliomielitis todavía paraliza a demasiados niños en todo el mundo. E incluso solo un niño es demasiado", asegura la directora ejecutiva de UNICEF, Catherine Russell. "Sencillamente, no podemos permitir que otro niño sufra esta enfermedad devastadora, no cuando sabemos cómo prevenirla. No cuando estamos tan cerca. Debemos hacer lo que sea necesario para terminar la lucha y lograr un mundo libre de polio para todos los niños", ha instado Russell.

"El resurgimiento de la poliomielitis en Malawi después de tres décadas fue un trágico recordatorio de que, hasta que la poliomielitis no desaparezca de la faz de la tierra, puede propagarse por todo el mundo y dañar a los niños en cualquier lugar", ha advertido la ministra de Salud de Malawi, Kandodo Chiponda, que ha instado a unirse a esta iniciativa.

Así, la nueva estrategia de erradicación se centra en integrar las actividades contra la poliomielitis con otros programas de salud esenciales en los países afectados, llegar mejor a los niños de las comunidades de mayor riesgo que nunca han sido vacunados y fortalecer el compromiso con los líderes locales y personas influyentes para generar confianza y aceptación de la vacuna.

"Los niños de Pakistán y Afganistán merecen vivir una vida libre de una enfermedad incurable y paralizante. Con el apoyo mundial continuo, podemos hacer de la polio una enfermedad del pasado", declara por su parte el coordinador nacional del Programa de Erradicación de la Polio de Pakistán, el doctor Shahzad Baig.

Así, agrega que el programa de polio también está trabajando para aumentar la equidad general en salud en las comunidades de mayor riesgo, al abordar las necesidades del área de manera integral, incluso mediante el fortalecimiento de la inmunización de rutina, la mejora de las instalaciones de salud y la organización de campamentos de salud.

El enfoque de inversión muestra cómo el apoyo a los esfuerzos de erradicación permitirá servicios de salud esenciales en comunidades desatendidas y fortalecerá las defensas del mundo contra futuras amenazas para la salud.

Finalmente, el director general de la Organización Mundial de la Salud, Tedros Adhanom Ghebreyesus, ha apuntado que "el esfuerzo mundial para relegar la poliomielitis a los libros de historia no solo ayudará a salvar a las generaciones futuras de esta enfermedad devastadora, sino que también servirá para fortalecer los sistemas de salud y la seguridad sanitaria".