La Sociedad Española de Farmacia Hospitalaria (SEFH) ha presentado un documento de posicionamiento sobre trazabilidad y uso seguro del medicamento en hospitales. Uno de los temas que aborda son los errores de medicación. En este sentido, pone de manifiesto la limitada y desigual implantación de la mayoría tecnologías para la trazabilidad de medicamentos en nuestro país.

En especial, destaca la implantación de un sistema completo de trazabilidad en todas las etapas del circuito de utilización, desde la prescripción hasta la administración, que permita lograr una trazabilidad total y mejorar la seguridad de los pacientes, es casi anecdótica.

Sergio Plata, farmacéutico hospitalario coordinador del documento, resaltaba que, “la prevalencia y trascendencia de los errores de medicación constituyen un problema de salud pública”.  Este debe abordarse prioritariamente por las autoridades sanitarias, debido a su triple alcance. Así, destaca obviamente el daño que se produce directamente sobre el paciente. Pero también recuerda que hay un impacto psicológico sobre los profesionales involucrados directamente en los errores y sobre las instituciones sanitarias.

Errores de medicación más comunes

Aportaba más cifras sobre los errores de medicación José Manuel Caro, farmacéutico hospitalario coordinador del proyecto y miembro del Grupo de Seguridad Clínica de la SEFH. “Los errores de medicación se producen en todas las etapas del uso del medicamento. Sin embargo, la administración y la prescripción son las etapas que concentran el 87 por ciento de estos errores en el entorno hospitalario”.

Además, áreas como Pediatría, Onco-hematología, Urgencias, UCI o el paciente quirúrgico tienen un riesgo muy superior de que se produzcan errores de medicación. Se estima que los niños tienen 3 veces más riesgo que los adultos en padecer eventos adversos por medicamentos.

Por suerte, esta problemática podría resolverse. Así, los datos disponibles nos indican que los 10 tipos de errores de medicación con consecuencias más graves detectados en España en 2020 podrían evitarse implantando procedimientos, tecnologías o herramientas de fácil acceso y disponibles actualmente de forma heterogénea en los hospitales. De esta forma, aplicar el concepto de trazabilidad al uso de los medicamentos ha demostrado mejorar la eficiencia de los procesos y la seguridad del paciente.