Los doctores Díez y Ortíz de Lejarazu

Es clave garantizar la seguridad de las vacunas