La situación de la Atención Primaria es delicada en todas las Comunidades Autónomas. Pero no solo por la pandemia, sino por la deficiencia en las condiciones laborales de los profesionales durante los últimos años. Una situación que además ya era especialmente preocupante entre los pediatras de Atención Primaria.

Una de las diferencias claves de la asistencia pediátrica entre España y Europa es la existencia de esta Pediatría de AP. Un factor que siempre ha situado a España en un estatus de privilegio y calidad en relación con la atención en salud a los niños.

Es por ello que, ante la situación de crisis, la Asociación Española de Pediatría (AEP) ha realizado un comunicado para exponer una serie de propuestas de mejora.

Mejoras necesarias para los pediatras de Atención Primaria

La primera medida y la más esencial es incrementar el número de pediatras de Atención Primaria. Tal y como explican desde la AEP, esto es necesario para la contención de la COVID-19 en edad pediátrica, sobre todo ante el aumento de casos en colegios. Pero también para el abordaje de otras patologías no COVID en el niño y el adolescente. “Es necesario aumentar los recursos humanos con contratos dignos”, insisten.

Sobre esta cuestión recuerdan que los pediatras de Atención Primaria tienen un papel decisivo en el seguimiento de los pacientes crónicos. También son indispensables más recursos para atender a la vacunación y a la demanda de atención presencial. Igualmente, aportan que es necesaria una mayor implicación de Salud Pública en la coordinación y ejecución de estudios de contactos para con los centros educativos.

“Es necesario organizar y adecuar la atención sanitaria de los niños por pediatras”. Esto para por dotarla de “recursos personales y de tecnología”, lo que “redundaría de manera eficiente en asegurar la salud de niños y familias durante la pandemia”.

Asimismo, en línea con los reclamos de la Atención Primaria en general, se proponen mejoras en los sistemas de telecomunicaciones. También reforzar los sistemas de información y vigilancia epidemiológica.