Es necesario aumentar la actividad quirúrgica de los hospitales y recuperar los niveles de diagnóstico previos a la pandemia. Así lo han puesto de manifiesto la Asociación Española de Cirujanos (AEC) y la Sociedad Española de Anestesiología, Reanimación y Terapéutica del Dolor (SEDAR). Todo ello en el contexto de la segunda fase de la campaña ‘Os Cuidamos-Quirófano Seguro’. En la misma, los especialistas han centrado su foco en la atención al paciente quirúrgico no-COVID, las denominadas “segundas víctimas” de esta pandemia. Para atender a los mismos, es necesario incrementar las cirugías en un 30 por ciento para recuperar la asistencia pre-pandemia. Se trata de cifras estimadas por varios hospitales españoles.

En relación con las listas de espera, más de un 33 por ciento de pacientes esperan una intervención lleva desde hace 6 meses. Esto conlleva una media por encima de 170 días. A pesar de ello, los expertos comentan que el número de pacientes de dichas listas no ha aumentado. Es así debido a la disminución del número de pruebas diagnósticas realizadas.

Sobre esta cuestión se manifestaba, Salvador Morales-Conde, presidente de la AEC. “No es tan determinante el número de pacientes en lista de espera, que lógicamente nos preocupa, sino el tipo de pacientes y la patología de los que están en esa lista de espera y también el tiempo que llevan en ella”. Por ello es importante incrementar las cirugías más urgentes.

Incrementar la cirugías más retrasadas

Cabe señalar que la pandemia ha obligado a redistribuir los recursos en actividad diagnóstica y quirúrgica. En algunas zonas de España con una reducción de hasta un 50 por ciento.  La reducción más significativa del último año ha sido en las cirugías relacionadas con el aparato digestivo. También la cirugía cardiaca con un 30 por ciento menos de intervenciones.

En 2020 se han reducido un 18 por ciento el número de colonoscopias. Las pruebas de diagnóstico por imagen se han reducido en un 35 por ciento. Así, los especialistas piden potenciar la medicina primaria, creando herramientas que faciliten el acceso de los pacientes a los circuitos diagnósticos. Asimismo, el reforzar estos circuitos para evitar estas segundas víctimas de la pandemia