La falta de sueño y la imposibilidad de tratar a estos pacientes con benzodiacepinas agravan e incluso aceleran los síntomas de la Esclerosis Lateral Amiotrófica (ELA). Es por ello que los expertos insisten en la necesidad de investigar la relación del trastorno de sueño y la ELA.

En concreto, con motivo del Día Mundial de la lucha contra la Esclerosis Lateral Amiotrófica (ELA), El Centro de Neurología Avanzada (CNA), incide en la necesidad de desarrollar programas de investigación específicos entorno al sueño y la ELA.

Al respecto aportaba más datos el responsable de la Unidad del Sueño del CNA, el neurólogo Hernando Pérez. “Todos los pacientes con esta enfermedad terminan por desarrollar trastornos de sueño. Estos vienen motivados por factores de distinta naturaleza como las apneas obstructivas, y/o centrales o el discomfort posicional”. Asimismo, asegura que “la falta de sueño puede centrarse en problemas mentales o emocionales dando lugar al insomnio por ansiedad y depresión, entre otros síntomas”.

El impacto de todos estas manifestaciones físicas y mentales, a las que se le suma la “somnolencia diurna excesiva o hipersomnia, además de los calambres y la fatiga”, afectan gravemente a la calidad de vida. Todo ello,  “con el hándicap de que no poder prescribir benzodiacepinas por ser relajantes musculares”, añade Pérez. Además, este neurólogo señala otro aspecto a tener en cuenta. En concreto, la cuestión del exceso de salivación. No obstante, esta supone "riesgo de atragantamientos y neumonías aspirativas, que se producen sobre todo en estos pacientes cuando están durmiendo”.

Problemas de sueño y la ELA

En cuanto a cómo se trabaja para avanzar en los problemas de sueño y la ELA destaca el trabajo del Centro de Neurología Avanzada (CNA). En su unidad especializada realizan un estudio individualizado de cada paciente. Todo ello para determinar el tratamiento personalizado que cada caso necesita. En el mismo trabaja un equipo multidisciplinar de 40 profesionales en el que participan neurólogos, psiquiatras, neuropsicólogos, neurofisiólogos, fisioterapeutas, enfermeras, logopedas y terapeutas ocupacionales.

Igualmente, desde el departamento de fisioterapia del CNA se aconseja para conseguir mayor capacidad de sueño el uso de camas articuladas para estos pacientes. También se realizan recomendaciones posturales a la hora del descanso para mitigar los dolores motivados por la rigidez muscular propios de la enfermedad y que incapacitan la conciliación del sueño.