El sector salud sigue siendo el alumno rezagado de la transformación digital en España. Esa es la conclusión de la V Jornada Asociación Salud Digital  (ASD), en la que más de 200 profesionales han puesto de relieve de relieve los déficits que subsisten en España en este ámbito.

Una de las principales conclusiones es que gran parte del retraso que se está produciendo en España en la transformación digital en salud se debe a que se está dando más importancia a las propias tecnologías que a la verdadera experiencia del receptor final. Como explicaba el presidente de la Asociación Salud Digital, Jaime del Barrio, “invertir en nuevas tecnologías digitales no equivale a ‘transformación digital’, entendida esta como el uso de tecnologías para mejorar radicalmente el rendimiento o el alcance de los productos y servicios implicados en la salud”. Además, otro gran conflicto, según el experto, es que “todo el mundo coincide en que ‘las cosas tienen que cambiar’, pero muy pocos saben hacia dónde y por dónde empezar y, lo que es más grave, quién ha de liderar este cambio”.

Por otra parte, durante esta Jornada se ha revisado la contribución de la salud digital ante los objetivos de desarrollo sostenible (ODS), aludiendo especialmente a los objetivos relacionados con la igualdad de género, y el trabajo decente y el crecimiento económico, haciendo especial hincapié en las futuras habilidades y perfiles de los profesionales de la salud en el entorno digital.

Procesos operativos y modelos de desarrollo

En cuanto a los retos a superar, en relación con los procesos operativos, se propuso digitalizar solo aquello que haya sido validado como necesario, en armonía con un nuevo esquema estratégico, en respuesta a las actuales y futuras necesidades insatisfechas de los ciudadanos, y siempre que no exista una alternativa más coste-efectiva por la que apostar.

Por otra parte, respecto a los modelos de desarrollo, desde la ASD insistían en que es necesario diseñar nuevos modelos de desarrollo que hagan sostenible una sociedad del bienestar. Así, el objetivo debe ser apostar por incorporar de forma acelerada todas aquellas herramientas ya disponibles (IoT, wearables, MR, Inteligencia Artificial, 5G, …), y que permiten trasladar el punto de resolución de eventos, tanto de forma reactiva como predictiva y preventiva, hacia la ubicuidad.

A modo de conclusión, según la ASD, el camino a seguir pasa por cambiar los procesos operativos vigentes, adoptar nuevos modelos integrales y tener más en cuenta la experiencia final del paciente.