El documento ‘Las cargas de trabajo en Radiología’ ha puesto de manifiesto los problemas en la labor de los radiólogos. El mismo ha sido elaborado conjuntamente por Pablo Valdés Solís, presidente de la Sociedad Española de Radiología Médica (SERAM) y Carmen Martínez Serrano, presidenta de la sección de Gestión y Calidad de la sociedad (SEGECA). El objetivo es mejorar la calidad del trabajo de los profesionales y, por tanto, de garantizar a los pacientes una asistencia sanitaria segura.

Según Valdés, el principal problema es que muchas de las cargas de trabajo en Radiología no están reconocidas. “La mitad de nuestras funciones están relacionadas con la realización de pruebas intervencionistas, el control y seguimiento de los pacientes”. También con la participación en comités multidisciplinares o la investigación y formación, entre otras muchas. “A menudo no se tienen en cuenta a la hora de planificar las actividades del Servicio de Radiología”.

Esto supone un exceso de carga asistencial para los radiólogos. “La fatiga y la duración del turno pueden condicionar la aparición de errores y afectar a diferentes fases del proceso diagnóstico, desde la percepción visual a la interpretación de la imagen”, según Valdés.

Reajustar las cargas de trabajo en Radiología

El documento publicado por la SERAM recoge una serie de recomendaciones para reajustar las cargas de trabajo en Radiología. Por ejemplo, calcular todos los tiempos y las actividades de cada puesto de trabajo antes de asignar al servicio un número concreto de exploraciones.

Teniendo esto en cuenta, según Martínez, “el cálculo de la plantilla necesaria para el servicio se debe basar en todas las actividades realizadas en el mismo”. Asimismo, defiende que “la planificación de la actividad debe hacerse en función de la capacidad real de informado y no en la capacidad de adquisición de estudios de las diferentes máquinas”.

Asimismo, se hace especial hincapié en el trabajo de Urgencias, una de las áreas con mayores cargas de trabajo en Radiología. Preocupa porque el exceso de trabajo puede tener mayor impacto en la seguridad de los pacientes. “Tiene características diferenciadoras en cuanto a la carga de trabajo, con una distribución temporal variable y unas cargas que no se pueden predecir, aunque sí estimar. Todos los servicios de urgencia deberían planificar los recursos de forma que puedan dar una atención segura en cualquier momento y circunstancia”, concluye Martínez.