El Instituto de Terapia Regenerativa Tisular es pionero a nivel mundial en regeneración con células madre mesenquimales cultivadas. Estas provienen de tejidos como cartílago (artrosis), hueso (fracturas no consolidadas), o disco vertebral (lumbartrosis y cervicartrosis).  Su último hallazgo es la regeneración  de tendón.

Los resultados a los seis meses del ensayo muestran un grado de regeneración sin precedentes en el 100 por cien de los pacientes. Estos presentan disminución del dolor y una reincorporación a la práctica deportiva a los dos meses. Los resultados están publicados por la prestigiosa revista American Journal Sports Medicine (AJSM) en su número de mayo.

Las lesiones de tendón son muy frecuentes entre la población en general. Sin embargo, son las más temidas por parte de los deportistas y una pesadilla para todos los especialistas implicados en su tratamiento. Ahora, gracias a las células madre mesenquimales cultivadas obtenidas de médula ósea del propio paciente, ya es posible regenerar este tejido.

Ensayo con células madre mesenquimales cultivadas

El ensayo, controlado, randomizado y evaluado a doble ciego, ha sido desarrollado por ITRT en las instalaciones del Centro Médico Teknon. Para ello se ha contado con 20 pacientes de entre 18 y 48 años. Todos ellos, practicantes de deporte de manera habitual, tenían una lesión crónica en el tendón rotuliano. Ninguno había respondido a los tratamientos conservadores habituales.

El primer grupo de diez pacientes se trató con células madre mesenquimales provenientes de la médula ósea de los propios sujetos. Estas se cultivaron en laboratorio hasta alcanzar 20 millones de unidades. Después se inyectaron en el lugar de la lesión bajo control ecográfico. Por su parte, el segundo grupo se trató con una solución de plasma rico en plaquetas.

A los 6 meses, el grupo tratado con células madre mesenquimales cultivadas mostró por primera vez la restauración de la estructura del tendón hasta recuperar un 40 por ciento de la lesión en todos  los pacientes. Mientras, el grupo tratado con PRP no mostró ni evolución ni regeneración, incluso superado el periodo de 6 meses.