Las terapias hormonales utilizadas para tratar muchos cánceres de mama y próstata aumentan el riesgo de ataque cardíaco y accidente cerebrovascular, y las pacientes deben ser monitoreadas regularmente y recibir tratamiento para reducir el riesgo y detectar problemas a medida que ocurren, según una nueva declaración científica de la American Heart Association, publicada en la revista ‘Circulation: Genomic and Precision Medicine’.

Los cánceres dependientes de hormonas, como el de próstata y el de mama, son los cánceres más comunes en los Estados Unidos y en todo el mundo, sin incluir los cánceres de piel. A medida que las mejoras en el tratamiento, incluido un mayor uso de terapias hormonales, permiten que las personas con estos cánceres vivan más tiempo, la enfermedad cardiovascular se ha convertido en la principal causa de enfermedad y muerte en estos pacientes.

Moduladores selectivos de los receptores de estrógenos

Los tratamientos hormonales para el cáncer de mama incluyen moduladores selectivos de los receptores de estrógenos (SERM) e inhibidores de la aromatasa (AI). Los SERM bloquean los receptores de estrógeno en las células cancerosas, por lo que la hormona no puede estimular el crecimiento del tumor, mientras que permite que el estrógeno actúe normalmente en otros tejidos, como el tejido óseo y hepático; ejemplos de SERM incluyen tamoxifeno y raloxifeno.

Los inhibidores de la aromatasa reducen la cantidad de estrógeno producido en mujeres posmenopáusicas e incluyen exemestano, anastrozol y letrozol. Los tratamientos endocrinos para el cáncer de próstata, llamados terapia de privación de andrógenos, incluyen algunos medicamentos que disminuyen la producción de testosterona por su acción en el cerebro y otros que bloquean los receptores de testosterona que se encuentran en las células de la próstata y algunas células del cáncer de próstata.

La terapia de privación de andrógenos (para reducir la testosterona) para el cáncer de próstata aumenta los niveles de colesterol y triglicéridos, agrega grasa corporal mientras disminuye los músculos y altera la capacidad del cuerpo para procesar la glucosa (lo que puede resultar en diabetes tipo 2). Estos cambios metabólicos están asociados con un mayor riesgo de ataques cardíacos, accidentes cerebrovasculares, insuficiencia cardíaca y muerte cardiovascular.

Reducir el mayor riesgo de enfermedades cardíacas

Cuanto más tiempo las personas reciben terapia hormonal, mayor es el riesgo de problemas cardiovasculares. Se requieren más investigaciones para definir mejor los riesgos asociados con la duración del tratamiento.

El aumento del riesgo de ECV asociado a la terapia hormonal fue mayor en personas que ya tenían una enfermedad cardíaca o en aquellas que tenían dos o más factores de riesgo cardiovascular, como presión arterial alta, obesidad, colesterol alto, tabaquismo o antecedentes familiares de enfermedad cardíaca o accidente cerebrovascular – cuando comenzaron el tratamiento.

“Para los pacientes que tienen dos o más factores de riesgo cardiovascular, es probable que la derivación a un cardiólogo sea apropiada antes de comenzar el tratamiento hormonal. Para los pacientes que ya reciben terapias hormonales, una discusión con el equipo de oncología puede ayudar a determinar si una derivación de cardiología se recomienda”, añade Okwuosa.

Asimismo, destacan que los resultados y riesgos de enfermedades cardíacas y accidentes cerebrovasculares deben agregarse como criterios de valoración principales en los ensayos aleatorios de terapias hormonales.