Antonio Morente, Sevilla.- Un servicio para colaborar en la mejora de la investigación que se ofrece al conjunto del sistema sanitario público andaluz. Así se define la Unidad de Apoyo a la Investigación de la Escuela Andaluza de Salud Pública (EASP), que cumple ya sus primeros meses de desarrollo " se puso en marcha formalmente tras el verano" en los que se han empezado a detectar unas necesidades que son tan variadas como los propios proyectos investigadores que hay en marcha.

La Unidad está todavía en desarrollo, tal y como explica el coordinador de Investigación de la EASP, Antonio Daponte Codina, quien señala que "de momento va funcionando, pero todavía no se sabe con exactitud ni el nivel de demanda ni qué cuestiones específicas" hacen más falta. Eso sí, está convencido de que el servicio irá creciendo poco a poco porque "hay demanda y una necesidad latente" por parte de la comunidad investigadora, especialmente de los profesionales que trabajan en centros con menos recursos a su alcance.

La Unidad ofrece seis servicios básicos, entre los que se encuentra el apoyo técnico y metodológico, con el análisis de datos por ejemplo, y el respaldo a la Consejería de Salud en sus convocatorias de investigación. Asimismo, busca recursos para los investigadores " avisa de convocatorias, busca las que más se adaptan a cada línea de trabajo ", establece contactos con instituciones nacionales e internacionales , y relaciona a proyectos e investigadores, fomenta la formación en investigación tanto en la EASP como en otros centros sanitarios y, por último organiza eventos que se desarrollan en las instalaciones de la propia Escuela.

Durante sus primeros meses de funcionamiento, se ha detectado entre los investigadores andaluces "inquietud ante dudas legales y de tipo ético, por lo que reclaman criterios estables y ayuda". Asimismo, se solicita información de convocatorias y conocer si hay proyectos de investigación similares a los que se desarrollan incluso en el ámbito europeo y cómo contactar con estos investigadores. Junto a esto, se reclama bastante apoyo técnico y metodológico, encargando sobre todo análisis y protocolos. Daponte Codina explica que los grandes hospitales tienen unas necesidades "a otro nivel", y es que "son los centros pequeños los que necesitan este tipo de apoyo", sobre todo en el ámbito de la Atención Primaria. Precisamente, con iniciativas de este tipo se pretende fomentar la investigación en este ámbito asistencial, en el que el desarrollo es mucho más modesto.

En la actualidad, mientras se analiza cuál va a ser la casuística más habitual, toda la colaboración se está prestando gratuitamente. Eso sí, se subraya que "cuando lo que se pide exige mucho tiempo habrá que diseñar algún tipo de presupuesto" que sea proporcional a la financiación con la que cuente el proyecto, aunque siempre dejando claro que "los costes estructurales no se van a pagar".