El Ministerio de Sanidad, y en concreto la Comisión Interministerial de Precios de los Medicamentos, ha aprobado la financiación dentro del Sistema Nacional de Salud de una nueva indicación para pembrolizumab. Se trata de una nueva opción de combinación para primera línea de tratamiento, combinado con pemetrexed y quimioterapia basada en platino. Esta se convierte por tanto en una nueva alternativa terapéutica dirigida a un subgrupo muy concreto de pacientes, para el tratamiento de primera línea del cáncer de pulmón no microcítico (CPNM) no escamoso metastásico en adultos cuyos tumores no tengan mutaciones tumorales positivas en EGFR o ALK en pacientes con expresión PD-L1<50 por ciento , negativa o no posible de realizar, en los que la terapia actual es la quimioterapia.

Para esta aprobación se han tenido en cuenta los datos del estudio internacional KEYNOTE-189,  en el que España ha tenido un papel protagonista, y es que doce centros españoles han participado en este ensayo internacional y, además, cinco investigadores españoles figuran como firmantes de la publicación en New England Journal of Medicine. Estos son Delvys Rodríguez (Hospital Insular de Gran Canaria); Enriqueta Felip (Universidad Vall d’Hebron de Barcelona); Belén Rubio (Hospital Universitario Quirón de Madrid); Manuel Dómine (Hospital Universitario Fundación Jiménez Díaz de Madrid; y Emilio Esteban (Hospital Universitario Central de Asturias de Oviedo).

En palabras de Delvys Rodríguez, oncólogo médico del Hospital Insular de Gran Canaria y máximo reclutador a nivel mundial del ensayo KEYNOTE-189, el estudio KEYNOTE 189, “ha cambiado la manera que tenemos de tratar el cáncer de pulmón no microcítico metastásico no escamoso, donde añadir pembrolizumab a la quimioterapia ha aumentado las posibilidades de supervivencia de estos pacientes con una disminución del riesgo de muerte”.

El ensayo se realizó en pacientes que presentaron CPNM no escamoso metastásico y que no habían recibido ningún tratamiento sistémico previo para la enfermedad metastásica. Los resultados más destacados del mismo fueron, que  para los pacientes una mediana de seguimiento de 18,7 meses,  se consiguieron beneficios en supervivencia global con la combinación de pembrolizumab y quimioterapia en comparación con el tratamiento de quimioterapia sola, reduciendo el riesgo de muerte en estos pacientes en un 44 por ciento. Por otra parte, los resultados, con una mediana de seguimiento de 23,1 meses, también mostraron una mejora en supervivencia libre de progresión, reduciendo en un 52 por ciento el riesgo de progresión o muerte.