España se ha consolidado como el primer país de Europa en número de investigaciones en COVID-19. En concreto, estos días ha superado el centenar de investigaciones en marcha en busca de un tratamiento. Los mismos se están llevando a cabo en un total de 162 hospitales de todas las comunidades autónomas. Se espera que hasta 28.000 pacientes participen en estos ensayos, según el Ministerio de Sanidad.

Otra prueba de la capacidad de España en investigación clínica es  la participación española en investigaciones en COVID-19 internacionales. Según los datos de las propias compañías, nuestro país ha sido el primero en arrancar el proyecto de investigación en tiempo récord. Incluso en algún caso el primer paciente en entrar en el ensayo clínico ha sido español.

Investigaciones en COVID-19 españolas

“El papel de España como país de referencia en el mundo en la realización de ensayos clínicos con nuevos medicamentos ha quedado de manifiesto en la actual carrera investigadora para hacer frente a la COVID-19”, señala Javier Urzay, subdirector de Farmaindustria. “Estos datos confirman la importancia que tiene España para muchas compañías farmacéuticas que realizan aquí buena parte de sus ensayos clínicos con nuevos medicamentos”.

Entre los laboratorios de Farmaindustria que llevan a cabo investigaciones en COVID-19  en España hay tres compañías nacionales, Laboratorios Rovi, Laboratorios Rubió y Reig Jofré. Además hay otras once compañías internacionales: Gebro Pharma, Novartis, Roche, Sanofi, AbbVie, Jazz Pharmaceuticals, Sobi, AstraZeneca, GSK, Lilly y ViiV Healthcare.

Asimismo, las principales compañías farmacéuticas que están inmersas en la búsqueda de una posible vacuna para prevenir el coronavirus tienen una amplia y dilatada presencia en nuestro país. “Si las investigaciones continúan, España también pude ser receptor de esos ensayos con la vacuna”, explica Urzay. Esto podría beneficiarnos por  la presencia en nuestro país de filiales de estas compañías a la hora de la distribución de esas vacunas.

Es el caso de las estadounidenses Pfizer, Janssen y MSD. También la australiana Seqirus y las europeas GSK, Sanofi y AstraZeneca. Además, la estadounidense Moderna ha llegado a un acuerdo con la española Rovi para la fabricación en nuestro país del llenado y acabado de su vacuna candidata.