España ya cuenta con más de 9.400 profesionales sanitarios contagiados por el nuevo coronavirus, una cifra “alta” comparado con otros países. Se trata de una de las principales preocupaciones que tienen las autoridades sanitarias y sobre la que “ya están trabajando”, tal y como se ha comentado en la rueda de prensa posterior al Comité de Gestión Técnica del Coronavirus, presidido por el presidente del Gobierno.

De hecho, según cifras de pasados días, si en España la cifra de sanitarios contagiados ronda el 14 por ciento, en países como Italia se situaba en el 8,67 por ciento; en China, se alcanzó el 4,2 por ciento; y en Estados Unidos, hasta la fecha, rondaba el 1,42 por ciento. No obstante, la Federación Europea de Médicos Asalariados (FEMS), de la que forma parte la Confederación Estatal de Sindicatos Médicos de España (CESM), ha advertido de que la Unión Europea y la mayoría de los gobiernos europeos “carecen de una estrategia efectiva y una acción coordinada” contra el coronavirus.

A través de un comunicado, denuncian igualmente la “escasez” de trabajadores sanitarios y equipos de protección individual (EPI) para hacer frente al virus. “Es obligatorio que haya suficientes cantidades de EPI disponibles, especialmente en los departamentos donde se reciben pacientes infectados. Además de ser muy poco ético, es un desperdicio de un recurso valioso exponer a cualquier trabajador de la salud al riesgo de infección porque dicho trabajador no puede ayudar a otros pacientes en el momento crítico de la pandemia”, denuncian.

En España el número de sanitarios contagiados se trata de un problema especialmente acuciante, ya que como ha informado el director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitaria, Fernando Simón, aunque comiencen a descender los casos del nuevo coronavirus entre la población española, se seguirá incrementando la presión asistencial en los servicios sanitarios, si bien no será en todas por igual por lo que se podrán reubicar los recursos sanitarios disponibles de una manera “más adecuada”.

Posibilidad de nuevas medidas

No obstante, Simón también ha adelantado que posiblemente, en los próximos días, se aprueben nuevas recomendaciones dirigidas a la ciudadanía para garantizar que se pueda llevar a cabo el “último empujón” para estabilizar la curva de incidencia y hacerla descender.

“El principal objetivo ahora es garantizar que no se supere la capacidad de las Unidades de Cuidados Intensivos y, por tanto, solucionar este problema que tienen algunas comunidades autónomas y evitar que lo padezcan otras. Hay varias opciones, pero una clave es garantizar que los contactos interpersonales se mantengan a distancias adecuadas” ha insistido.

Por último, y respecto al elevado número de muertos por coronavirus que se han registrado este viernes en España (769 más que el jueves), Simón ha comentado que este incremento “no tiene un significado específico” y que, si se analiza por tendencias y no por la variabilidad diaria, se observa que la tasa de letalidad “no está por encima” de lo registrado en días anteriores.