“España necesita reformar sus sistemas de vigilancia epidemiológica y de salud pública para afrontar mejor una situación como la actual”, ha manifestado José Martínez Olmos, profesor de la Escuela Andaluza de Salud Pública y portavoz del PSOE en las Cortes Generales, durante el encuentro digital ‘¿Qué futuro le espera a la sanidad tras el COVID-19?’, organizado por BioInnnova Consulting, con la colaboración de CSL Behring.

El exsecretario General de Sanidad ha comentado que en la gestión de la pandemia en España, “al igual que pasa también en otros países, hay elementos de mejora en los procedimientos de vigilancia epidemiológica y en los sistemas de información diaria, como el ajuste de las estadísticas”. “La vigilancia para hacer eficaz el control de la infección y el rastreo de los casos, especialmente durante la desescalada, requiere un mejor sistema de vigilancia epidemiológica y un mejor sistema de rastreo, que, en un momento determinado coyuntural, se podría reforzar. Está claro que se han deteriorado los sistemas de vigilancia de salud pública en la Administración Central y en las autonómicas”, ha añadido.

Martínez Olmos recordó también que al principio de la epidemia por el SARS-CoV-2, que se focalizó en China, los expertos de la OMS consideraron que la enfermedad no era grave. “Hoy sabemos que tiene una alta capacidad de contagio, y que un alto porcentaje de asintomáticos han provocado una respuesta de confinamiento bastante generalizada, cuando ya había mucha gente contagiada”.

Efectos colaterales de la pandemia

“Hablar del futuro de la Sanidad no es fácil, porque estamos en una situación de bastante incertidumbre por la gestión de la pandemia, aunque cada vez tenemos mejores armas para luchar frente al coronavirus”, ha dicho Martínez Olmos. Aparte de los temas sanitarios, también se ha referido a las consecuencias en el ámbito de la Economía: “Se avecinan dificultades económicas cuya intensidad todavía no es fácil pronosticar”.

Asimismo, ha alertado de las consecuencias de la saturación del sistema sanitario por el coronavirus, que ha dejado en segundo término las actuaciones programadas. Por tanto, es posible que haya repercusiones en la salud y retrasos en el diagnóstico, que serían “efectos colaterales de la COVID-19 que van a condicionar el trabajo del sistema sanitario. Serán necesarios esfuerzos enormes para reconstruir la normalidad”.

Estrategia postCOVID-19

En su intervención, Carlos Mur de Víu también ha comentado que la recuperación de la capacidad de resolución de la demanda sanitaria va a ser “progresiva y por fases, y ralentizada por la gestión del riesgo de contaminación de pacientes en el hospital”. “Tras la crisis sanitaria será necesario un proceso de normalización de la actividad sanitaria para absorber la demanda acumulada”, ha añadido el exdirector general de Coordinación Sociosanitaria en la Consejería de Salud de la Comunidad de Madrid y exgerente del Hospital de Fuenlabrada.

Mur de Víu ha enumerado “cinco caminos estratégicos” para la era postCOVID-19:

  1. Prevención de la enfermedad y promoción de la salud: seguridad y salud en el trabajo.
  2. Digitalización y telemedicina.
  3. Actuación sobre los determinantes indirectos de salud (sociales, ambientales, económicos).
  4. Disminución de la variabilidad de la práctica clínica y efectos adversos en la seguridad del paciente.
  5. Gestión innovadora de las listas de espera y demanda.

 

Farmacia hospitalaria

Por su parte, Olga Delgado Sánchez, presidenta de la Sociedad Española de Farmacia Hospitalaria (SEFH), ha hablado también del futuro tras la COVID 19 desde su perspectiva como jefa de Servicio de Farmacia del Hospital Son Espases de Palma de Mallorca, y ha destacado “la telefarmacia”. como aspecto positivo de la crisis sanitaria. “La sanidad, en general, ha salido reforzada de esta pandemia, no solo por el apoyo social, sino porque hemos dado lo mejor de nosotros mismos. Nos hemos encontrado con retos que no habíamos imaginado, y la farmacia, en concreto, ha salido fortalecida. La COVID-19 nos ha adelantado 10 años. Aquello de lo que hablábamos se ha hecho realidad sin más: la telefarmacia debe continuar. Debemos seguir acercando el tratamiento al paciente y se impondrán las actividades no presenciales”. En cuanto a los aspectos que deben ser mejorados, ha apuntado a la necesidad de compartir los sistemas de información y a fomentar “un Ministerio de Sanidad más fuerte”.

El encuentro digital de los expertos ha sido moderado por José Manuel Martínez Sesmero, jefe de Servicio de Farmacia del Hospital Clínico San Carlos de Madrid y director de Innovación de la SEFH. También ha intervenido en el webinar María José Sánchez Losada, directora general CSL Behring España y Portugal.