El Consejo de Ministros ha acordado la adquisición de 94 millones de dosis de la vacuna de Pfizer/BioNtech contra la COVID-19, para las campañas de vacunación de 2022 y 2023.

Según ha informado la ministra portavoz del Gobierno, María Jesús Montero, en la rueda de prensa posterior a la reunión del Ejecutivo, se trata de “un paquete de encargo para reservar el volumen de dosis contemplando la obligación de compra de 900 millones de dosis para la UE, en ambos años, y en la capacidad de adquirir 900 millones más, que incluye la vacuna original como cualquier adaptación que se pueda producir en el futuro para hacer frente a las nuevas variantes”.

“Esta vacuna fue la primera en ser autorizada en la Unión Europea, de las primeras en demostrar la capacidad de escala para que pudieran incrementar la producción, mostrando también una mayor capacidad de flexibilización en la fecha de entrega previstas para los diferentes países, y en el notable impulso que se está dando a la campaña de vacunación tanto en Europa como en el conjunto de nuestro país”, incide.

Vacunas en 2022 y 2023

Por ello, ha explicado, “en este mes de abril se ha iniciado un tercer proceso de negociación para la adquisición de la vacuna por parte de la Unión Europea, vacunas que tendrían su razón de ser para el año 2022 y 2023”.

En concreto, España recibirá 93.960.000 dosis, el 10,44% del total, tal y como ha quedado establecido según la cuota poblacional. Las entregas se realizarán en tres tramos: 6.264.000 en diciembre de 2021, 40.716.000 entre enero y junio de 2022; y 46.980.000 entre enero y junio de 2023.

Además, como ha señalado Montero, el acuerdo incorpora la posibilidad de adquirir 900 millones más en tramos de 150 millones. Esto no solo incluye la vacuna tal y como está formulada actualmente sino también posibles formulaciones alternativas. De igual manera también contempla el derecho prioritario a la entrega de vacunas adaptadas a variantes desde enero de 2022.

Finalmente, según informa Sanidad, “el acuerdo establece también que los Estados miembros pueden revender las dosis adquiridas, sin fines de lucro, o donarlas a países de ingresos bajos o medios o instituciones públicas”.