Alemania es el último país que ha abierto una nueva oferta de empleo para personal sanitario español. Pero no es el único, desde hace un par de años España está nutriendo a media Europa con médicos, enfermeros y fisioterapeutas. Primero fue Portugal, y después se sumaron el Reino Unido, Suecia y Francia. Buscan lo que sobra en España: profesionales muy cualificados sin puesto fijo para cubrir las vacantes de sus sistemas de salud, según recoge el diario ABC en su edición del lunes, 24 de marzo.

La oferta de trabajo en el extranjero está creciendo tanto que en apenas un año se ha cuadruplicado, según revela el último informe Infoempleo. Este estudio, que describe cada año la situación del empleo cualificado en el exterior, ha comprobado cómo desde abril de 2001 el sector sanitario ha pasado de un 4,26 por ciento del total de la oferta de empleo para españoles al 16,9.

En España, el sector sanitario vive la otra cara de la moneda con más de 24.000 licenciados en Medicina en paro, según los últimos datos de la Confederación Estatal de Sindicatos Médicos (CESM). Esta organización estima que en 2008 los facultativos desempleados podrían superar los 42.000. La situación en Enfermería tampoco es halagüeña con una bolsa de desempleo cercana a los 10.000 diplomados.

Nuestro país se ha convertido en la reserva sanitaria europea, con un sector saturado por profesionales muy preparados "a los que no se ofrecen muchas salidas", afirma el doctor Jesús Lago, vocal de Médicos en Desempleo del Colegio de Médicos de Madrid. "Otros países europeos hicieron una planificación mejor que la nuestra y limitaron desde la Universidad el número de futuros médicos. No fue una organización perfecta porque ahora tienen problemas de personal. Sin embargo, pueden conseguir especialistas de un país que soporta un problema social de paro y se ha gastado una fortuna en su formación", explica.

La opción de trabajar lejos de nuestras fronteras es atractiva porque el desplazamiento está asociado a un salario estable y más elevado. "Se ofrecen contratos a largo plazo porque parten de un concepto diferente al nuestro; no quieren que el médico se marche cuando esté adaptado. Desean que se quede tiempo y si es posible toda la vida", dice el doctor Lago. Un ejemplo de las diferencias salariales se ve en el país vecino: en Francia un médico generalista gana como mínimo, en cifras netas, unos 6.000 euros mensuales y los especialistas pueden alcanzar los 20.000 euros brutos al mes.

No existe un registro oficial del número de profesionales que ha emigrado, aunque el Colegio de Médicos de Madrid, que participa en algunas negociaciones de contratación, calcula que sólo al Reino Unido y Francia ya se han marchado 140 médicos y más de un millar de enfermeros y fisioterapeutas. De Portugal no se tienen cifras oficiales porque las negociaciones se hacen directamente con los interesados. Aunque, sin duda, se trata del país que más españoles está contratando, por la creciente demanda de profesionales del país vecino y por su proximidad.

Problemas con el idioma

A diferencia de Portugal, el destino sueco es el menos buscado. El clima, la distancia y sobre todo el idioma hacen desistir a la mayoría pese a los contratos que se ofrecen. Sin embargo, el Gobierno sueco no quiere que el idioma sea una barrera para los profesionales españoles. Aunque se exigen conocimientos de inglés, en la oferta de empleo se incluye un curso intensivo de sueco. "Los suecos están haciendo un proceso de contratación tranquilo, no tienen una oferta estimada del número de profesionales. Necesitan médicos porque quieren mejorar la calidad de su sistema sanitario, reduciendo el número de pacientes por facultativo. Pero no tienen prisa, buscan médicos muy cualificados, formados y convencidos del paso que van a dar", asegura Javier Romeo, mánager de Eures, una institución que facilita la movilidad de profesionales europeos.

Francia considera a España el "país estrella" para encontrar profesionales sanitarios. Hay excedentes y tanto médicos como enfermeros cuentan con una preparación académica muy parecida a la francesa. "Su trabajo también es muy valorado en nuestro país porque proporcionan un trato de calidad y, a la vez, menos distante que el francés", añade Julie Dreneau, responsable del departamento de selección sanitaria de la Oficina Internacional de Migraciones de Francia.

Según Dreneau, se prevé contratar unos 50 especialistas al año para afrontar la escasez de personal sanitario que se ha agudizado con la ley laboral de las 35 horas semanales. Desde el año pasado, los trabajadores no pueden hacer un horario superior, por lo que se necesita más personal para cubrir los turnos. "Si a esa situación se suma la política de "números clausus" de la Universidad, que ha restringido el acceso a las Facultades de Medicina, nos encontramos con la situación actual", comenta. Y esta situación se mantendrá durante los próximos 8 ó 10 años, hasta que se puedan formar nuevos especialistas franceses.

Desde Francia se reclaman sobre todo anestesistas, radiólogos, pediatras, psiquiatras y cirujanos, pero la oferta es muy amplia e incluye personal de enfermería y fisioterapeutas. El personal sanitario ha sido el primero en incorporarse al sistema sanitario francés y desde que se inauguró el proceso de contratación hace un año se han incorporado 305 enfermeros.

Diez años de escasez

En el Reino Unido la falta de profesionales actual obedece a un déficit crónico de facultativos. De hecho, es el país con menor número de médicos por habitante de la Unión Europea. El Gobierno británico intenta dar un giro a su situación incrementando en un 7 por ciento el presupuesto destinado a salud durante los próximos diez años y construir cien centros sanitarios nuevos para los que necesitará más profesionales. El proyecto lleva aparejado un plan de apoyo y expansión de la formación sanitaria. Aunque, como en Francia, se necesitan 8 ó 10 años para formar a nuevos médicos. De ahí que la Embajada Británica haya abierto una nueva ronda de contratos con profesionales españoles. Además de España, el Gobierno británico mantiene convenios de contratación similar al español con India, Italia, Austria, Polonia y Estados Unidos, pero nuestro país se ha convertirdo en el principal proveedor por la tasa de desempleo y la proximidad geográfica.

"Parches" a falta de planificación

Desde el Colegio de Médicos de Madrid, la oferta de empleo extranjero se ve como un "parche" a la precariedad de empleo a la que se enfrentan los facultativos españoles. "La única solución definitiva es adaptar a las necesidades reales de España al número de facultativos. No se trata de hacer una planificación para que falte personal sanitario. Pero en tanto no se empiece a actuar desde la Universidad, el desempleo seguirá aumentando y lo hará de manera espectacular", advierte Jesús Lago, vocal de Médicos en Desempleo.

El último estudio que realizó la Confederación Estatal de Sindicatos Médicos (CESM) sobre la situación laboral de los facultativos españoles demostraba que en 1999 España era uno de los países europeos con mayor número de médicos y que la edad de los profesionales en activo impediría la entrada al mercado laboral de nuevos licenciados en los próximos diez o quince años.

El último informe anual de Eurostat, la oficina estadística de la UE, demuestra que la situación no ha cambiado y constata que los españoles cuentan con más médicos a su disposición que la media de sus vecinos europeos: 4,4 por cada mil habitantes frente a 3,6; aunque con menos camas de hospital. El informe Eurostat consideraba a Italia y a España como "exportadoras netas" de médicos para el resto de países europeos.