Las administraciones españolas están desaprovechando el potencial del ‘big data’, las grandes bases de datos, para la investigación y la gestión sanitaria. Ésta es la principal conclusión a la que han llegado expertos nacionales e internacionales en esta área, reunidos en Granada en el taller ‘Big-data: Big problems to analyze health and healthcare data’ (‘Grandes bases de datos: grandes problemas para analizar los datos de salud y utilización de servicios sanitarios).

El taller, eminentemente práctico, cuenta con el apoyo de la Fundación BBVA y se enmarca dentro de las XXXV Jornadas de Economía de la Salud, que organiza AES, la Asociación de Economía de la Salud. En él han intervenido expertos como Sebastian Schneeweiss, de la Escuela de Medicina de Harvard, considerado uno de los principales referentes internacionales en la materia; está especializado en la comparación de la seguridad y efectividad de productos farmacéuticos a través del uso de bases de datos electrónicas,  ha desgranado algunos ejemplos concretos de resultados que se consiguen con el uso del ‘big data’.

Junto a él han participado los principales expertos españoles en el tema, como Francisco Estupiñán, Jaime Pinilla, Enrique Bernal-Delgado, Gabriel Sanfélix y Salvador Peiró.

El ‘big data’ permite un uso intensivo de bases de datos y su aplicación a distintos campos, de una forma que trasciende los ensayos clínicos o los experimentos, logrando, por ejemplo, aplicaciones para comprobar los efectos adversos de determinados medicamentos.

En España se da la paradoja de que existen grandes bases de datos, que se han conseguido después de importantes inversiones económicas por parte de las administraciones sanitarias.

Sin embargo, no se ha dado el salto de nivel que supondría interrelacionar esas bases de datos entre sí para permitir la explotación de datos. Es decir, se cuenta con las herramientas pero no se les da uso, según señalan los coordinadores del taller, Laura Vallejo-Torres, Francisco Estupiñán y Enrique Bernal-Delgado.

La iniciativa entronca con uno de los objetivos principales de AES, sociedad científica organizadora de las jornadas de Economía de la Salud, cuya trigésimo quinta edición comenzó el pasado miércoles y concluirá este viernes, con la colaboración de la Escuela Andaluza de Salud Pública y la Universidad de Granada.

Este colectivo reivindica la importancia de la evaluación de políticas, datos y estrategias en la gestión sanitaria, de forma que las políticas de salud cuenten con la evidencia de la evaluación para poder mejorar la toma de decisiones y mejorar sus resultados con evaluación durante y posterior a su aplicación.