La aseguradora Aegon ha presentado la quinta edición de su Estudio de Salud y Estilo de Vida, con motivo del Día Mundial de la Salud Mental. Según el mismo el 30 por ciento de los españoles considera que su salud mental ha empeorado. Sin embargo, con respecto a 2021, el estudio observa un descenso de cinco puntos porcentuales en el número de encuestados que cree que su estado emocional ha empeorado en el último año.

Profundizando en los síntomas psicológicos percibidos por la población en el último año, el estudio señala que casi el 90 por ciento de los encuestados afirma haber sufrido algún síntoma de depresión o ansiedad en el último año. Además, tanto en los casos probables de ansiedad como de depresión, estos síntomas han interferido algo (52,1 por ciento) o mucho (13,9 por ciento) en su vida cotidiana. A pesar de este contexto, casi siete de cada diez encuestados afectados no ha tomado ninguna medida al respecto.

Depresión o ansiedad los más habituales

Por otra parte, el riesgo de ansiedad se posiciona como el más elevado entre los españoles (27,9 por ciento). Mientras, el riesgo de depresión (22,9 por ciento) o la ideación suicida (21,9 por ciento) obtienen cifras algo más bajas. Asimismo, el trabajo señala que el riesgo de depresión es mayor entre mujeres, personas sin hijos y menores de 41 años.

De hecho, analizando la evolución del estado de salud emocional según el sexo, el estudio advierte que las mujeres piensan en mayor medida que su salud psicológica ha empeorado en el último año. En concreto, un 11,6 por ciento más que los hombres. En relación con la edad, aquellas personas entre los 26 y 40 años, seguidos de aquellos entre los 18 y 25, fueron lo que refirieron un mayor empeoramiento de su salud psicológica. De esta forma representan a un 37,8 y un 36,8 por ciento respectivamente de los encuestados pertenecientes a ambos rangos de edad.

Otro dato significativo es que el 44 por ciento de los encuestados piensa que las redes sociales tienen un efecto negativo o muy negativo en el estado de salud emocional, frente al 14,3 por ciento, que declaran que les influye de manera positiva o muy positiva. No obstante, el 41 por ciento de los españoles no sienten ningún tipo de efecto ante estos canales sociales.