Hoy 25 de mayo se conmemora el Día Mundial de la Tiroides y en este contexto se dieron cita diferentes especialistas para concientizar sobre esta importante glándula, ya que de acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS) se calcula que cerca de 750 millones de personas en el mundo tienen algún tipo de enfermedad tiroidea y, aproximadamente, el 60% lo desconoce, por lo que resulta fundamental hacer el diagnóstico y atender los síntomas de manera temprana.

De acuerdo con el doctor Daniel Elias-López, médico internista y endocrinólogo del Instituto Nacional de Ciencias Médicas y Nutrición Salvador Zubirán (INCMNSZ), la tiroides es una parte del cuerpo que es infravalorada hasta el momento en que su funcionamiento decae. Esta función consiste en fabricar y liberar hacia la sangre a las hormonas tiroideas que son transportadas a todos los diferentes órganos y tejidos del cuerpo, donde les ayudan a utilizar la energía, a mantener una adecuada temperatura corporal y a que el cerebro, el corazón, los músculos y otros órganos funcionen de manera adecuada.

Riesgo por deficiencia en el consumo de yodo en los alimentos

El doctor Simón Barquera, director del área de investigación en políticas y programas de nutrición en el centro de investigación en nutrición y salud del Instituto Nacional de Salud Pública (INSP), destacó la importancia del consumo de yodo para la producción de hormonas tiroideas y el cual debe obtenerse a través de una alimentación saludable, ya que el cuerpo no puede producir yodo por sí solo. Mencionó que el yodo se encuentra en varios alimentos y en forma natural en el suelo y el agua del mar. Sin embargo, algunas regiones del mundo se consideran deficientes en yodo y aproximadamente el 40% de la población mundial se encuentra con riesgo de deficiencia de este mineral.

La principal hormona tiroidea secretada por la glándula es la tiroxina, frecuentemente abreviada como T4. La cantidad de T4 producida por la glándula tiroides está controlada por otra hormona, que se fabrica en la hipófisis, y que se conoce como la hormona estimulante de la tiroides, y abreviada como TSH.

Una vez que la TSH estimula la fabricación y liberación de T4 por la tiroides, la misma T4 actúa sobre la hipófisis para regular, a su vez, la misma secreción de TSH, generando así una regulación precisa.

Hipotiroidismo

En esta reunión de especialistas, también participó la doctora Roopa  Mehta, especialista en Endocrinología e investigadora del departamento de Endocrinología y metabolismo de los lípidos en el INCMNS. Señaló en su participación que el hipotiroidismo se origina cuando la glándula tiroides deja de producir y secretar una cantidad adecuada de las hormonas tiroideas, más frecuentemente la T4. De esta manera, todos los órganos donde actúan las hormonas tiroideas, comienzan a funcionar de forma anormal y más lentamente.

A medida que el cuerpo se hace lento, se puede sentir más frío, se origina cansancio, la piel se vuelve más seca, hay pérdida de la memoria, depresión, estreñimiento, falta de deseo sexual, aumento de peso, entre otras manifestaciones.

El hipotiroidismo, sobre todo debido a la enfermedad conocida como tiroiditis de Hashimoto, es más frecuente en las mujeres, entre 5-8 veces respecto al hombre, y puede ser hereditario. Por lo tanto, un paciente con este padecimiento debe explicarlo a sus familiares y animarlos a que se hagan pruebas de sangre periódicas, específicamente niveles de T4 y TSH, también conocido como perfil tiroideo.

Diagnóstico del hipotiroidismo

Esta enfermedad puede diagnosticarse prácticamente a cualquier edad. Sin embargo, hay rangos de edad donde existe mayores probabilidades de detectarlo. Por ejemplo, en la infancia y adolescencia, el hipotiroidismo adquirido es poco frecuente, pero en personas mayores de 60 años, sobre todo en mujeres, se puede diagnosticar hasta en 1 de cada 10 personas, es decir, en el 10 por ciento de la población. Es común que el médico general tenga el conocimiento suficiente para referir a un especialista a tiempo, es por eso que la consigna es no dejar de pensar en la enfermedad.

En la gran mayoría de los casos no es curable y se padece toda la vida. Pero la buena noticia es que es una enfermedad que se logra controlar al 100% si se da la terapia sustitutiva adecuada y una vigilancia por un profesional de la salud experto en el tema. Si se logran cumplir ambas condiciones, la persona puede prácticamente sentirse como si no tuviera hipotiroidismo, señaló la especialista Pravin Mehta.

Tratamiento temprano y oportuno

El doctor Julio Morfin, gerente médico de IFA Celtics, dijo que el tratamiento del hipotiroidismo se basa fundamentalmente en sustituir de la manera personalizada y precisa la hormona tiroidea para mantener sus niveles y funciones normales. En este caso es posible indicar una tiroxina sintética, conocida como levotiroxina (AMET) que el paciente pueda tomar todos los días, prácticamente nos permitiría imitar de forma muy cercana el funcionamiento de la tiroides con un alto grado de eficacia y seguridad.

Pensando en la importancia de este padecimiento, Ifa Celtics, empresa farmacéutica mexicana, sigue ampliando su portafolio de medicamentos. Esta vez  con una nueva opción farmacológica para el tratamiento del hipotiroidismo, con tabletas de levotiroxina (AMET), que son triranuradas con el corte exacto y uniformidad de dosis en cada fracción, lo que permite al médico individualizar la dosis para cada paciente y reencontrar el nivel con el corte exacto.

En conclusión, los especialistas coinciden en que una persona que se compromete con el tratamiento con levotiroxina (AMET) de por vida y con una adherencia del 100%, aunado a un adecuado ajuste y vigilancia del tratamiento por parte de su médico, logrará una óptima calidad de vida.