En México y en el mundo, las enfermedades catastróficas como el cáncer, la leucemia linfoblástica aguda, enfermedad de Hodgkin y enfermedad metabólica plantean grandes desafíos para las familias, desde el diagnóstico médico hasta los tratamientos.

Estas condiciones representan un gasto significativo para las familias, ya que afectan su capacidad de tener servicios y cuidados extrahospitalarios que les permitan abordar de manera efectiva las necesidades nutricionales de sus hijos e hijas.

Aproximadamente, entre el 40-70% de los niños con una enfermedad catastrófica también sufren malnutrición, lo que puede impedirles responder adecuadamente al tratamiento. El apoyo nutricional es esencial para ayudar a mantener la salud y evitar complicaciones.

Inseguridad alimentaria

De acuerdo con datos recopilados por ENSANUT 2018, más del 55% de las familias mexicanas padecen inseguridad alimentaria. Esto implica que los niños con enfermedades graves en México se enfrentan a un doble riesgo de malnutrición.

Por lo tanto, es vital brindar una atención nutricional adecuada para fortalecer el sistema inmunológico de los niños, prevenir infecciones, aumentar la tolerancia al tratamiento y ayudar a promover la recuperación y cicatrización de heridas.

Abbott se suma a esta iniciativa proporcionando información basada en evidencia científica sobre la importancia de la nutrición en los resultados de salud de quienes cuentan con estos padecimientos, creando conciencia para promover mejores condiciones de vida para los niños y sus familias, a través del papel fundamental de la intervención nutricional en la atención clínica.

"En Abbott, estamos comprometidos a ayudar a las personas a mejorar su salud durante todas las etapas de la vida y, trabajando juntos, estamos seguros de que se podrán identificar soluciones a los desafíos relacionados con la salud de estos pequeños”, explicó Rocío Landa, Gerente Médico de Abbott.

Atención nutricional para enfermedades catastróficas

La inclusión de la atención nutricional para pacientes con condiciones catastróficas no solo beneficia la evolución de su estado de salud, sino también impacta en la optimización de recursos.

La Sociedad Mexicana de Pediatría y las fundaciones privadas como "La Casa de la Amistad para Niños con Cáncer” y “Aquí Nadie se Rinde” también participan en esta concientización activa por visibilizar las necesidades de los pacientes.

La Dra. Vanessa Fuchs, investigadora en ciencias médicas, señaló: “La nutrición especializada antes y durante el tratamiento médico es esencial para promover la salud. Lamentablemente, la malnutrición sigue sin ser reconocida ni tratada en muchos pacientes hospitalizados. Todos los profesionales de la salud, debemos tomar medidas para abordar estas preocupaciones y mejorar la calidad de vida de los pacientes”.

Apoyo integral

Por su parte, el director general de "Casa de la Amistad para Niños con Cáncer” detalló que “en la Casa de la Amistad para Niños con Cáncer sabemos que el apoyo integral a niños con enfermedades catastróficas, como el cáncer, representa una oportunidad para mejorar la calidad de vida de estos pequeños y sus familias. Por lo tanto, nos sumamos al llamado a las instituciones y a los tomadores de decisiones para que se pueda implementar una política capaz de brindar apoyo nutricional en todas las etapas del tratamiento”.

Por último, la directora de “Aquí Nadie se Rinde” dijo: "Nos parece muy valioso contar con espacios donde se aborde un tema tan relevante (nutrición especializada) para mejorar la calidad de vida, no solo de los niños y jóvenes con este tipo de condiciones, sino también de sus familias".