Estar sentado únicamente durante 10 minutos es suficiente para reducir la circulación sanguínea de las piernas y deteriora la irrigación de la sangre a los músculos de las mismas, que llevan a cabo los vasos sanguíneos más pequeños. Son los resultados de un estudio de The Physiological Society (Reino Unido), publicado en ‘Experimental Physiology’.

El objetivo de los investigadores era comprobar si estas reducciones tienen lugar por una sesión sostenida de inactividad o si 10 minutos serían suficientes, ya que investigaciones previas habían demostrado que estar sentado durante 6 horas provoca una disminución en el flujo sanguíneo a las extremidades y también disminuye la capacidad de las arterias de ampliarse e incrementar la circulación.

Asimismo, el estudio ha mostrado que realizar ejercicios sencillos con las piernas cuando se está tumbado puede revertir este efecto y reducir los problemas derivados de un estilo de vida sedentario en el corazón y las arterias, gracias a un rápido aumento en el suministro de sangre a estas extremidades.

Los investigadores usaron una técnica de ultrasonido ‘Doppler’ junto a la rodilla para medir el flujo sanguíneo y la ampliación de los vasos sanguíneos en 18 hombres jóvenes y sanos antes y después de un período de diez minutos sentado o un período de descanso mientras se estaba acostado y con o sin ejercicios de piernas.

No obstante, el estudio solo se ha realizado con hombres jóvenes y sanos, por lo que los resultados no pueden extenderse a las mujeres. Además, aún no se sabe cómo estos resultados pueden variar con la edad o con las personas que tienen problemas cardíacos.