En el marco del Día Mundial de la Salud Mental la farmacéutica especializada en salud mental Lundbeck suma esfuerzos para concientizar a médicos y población general sobre el estigma que recae en los pacientes con enfermedades del cerebro.

En la participación del embajador de Dinamarca en México, Kim Højlund Christensen, resalta el proceso de acción para poder tratar la salud mental de acceso desde cualquier parte del país, mejorar la atención en trastornos mentales severos y sobre todo aumentar la información entre la población para evitar el estigma y aumentar la investigación.

Insistió en que si es posible evitar la estigmatización desde los medios, de ese modo se puede garantizar la atención de la salud mental.

En este sentido la doctora Yolanda Pica, psiquiatra miembro de la Asociación Psiquiátrica Mexicana, evidencia que solo el 7 % de población mexicana piensa que un enfermo mental puede ser curado.

Falta de psiquiatras y estigma de la población 

De acuerdo con la especialista en México solo hay registro de 4,400 médicos psiquiatras para una población de más de 130 millones de personas, lo que contribuye como una limitante para garantizar la atención integral para las personas con padecimientos mentales y del cerebro.

Idealmente debería haber un psiquiatra por cada 100.000 habitantes, sin embargo hay uno por cada 200.000 habitantes.

La Dra. Pica menciona también que es importante evitar los estigmas ya que contribuyen a la ideación suicida, en su lugar deben practicarse los sentimientos de empatía para apoyar a los pacientes.

La pandemia explota los servicios de salud mental

El doctor Edilberto Peña de León, neuropsiquiatra mexicano experto en depresión y pionero en neuro modulación, expresa que la pandemia tiene una gran influencia en la última ola de saturación de los servicios de salud, ya que las condiciones sociales son extremas.

La población comúnmente responsabiliza al enfermo de cosas que no pueden controlar y como consecuencia la familia y el circulo cercano comúnmente se aleja y los lugares como escuelas, oficinas e incluso prisiones tienden a aumentar este estigma.

Sara Montero, directora de Lundbeck para la región Centroamérica y países Andinos, precisa que se hace un esfuerzo importante por incentivar la investigación por ejemplo con el Premio Cerebro que responde a la suma de más de un millón de euros.

Cambiar la comunicación sobre el suicidio

El Dr. Edilberto Peña insiste en que la atención debe centrarse en la persona como sucede en EUA cuyos pilares van desde la prevención del suicidio con inteligencia artificial, el genoma por portación de genes susceptibles, atención especial en las minorías  y salud mental global para todos.

Por otro lado invita a los periodistas a evitar o prevenir la ideación suicida utilizando términos como suicidio consumado y alentar a las personas que puedan identificarse con esas conductas a buscar ayuda, así como resaltar las señales de alarma para acudir con un especialista, ya que es un acto que puede prevenirse.

Todos los especialistas coinciden en que los tratamientos deben ser integrales, es decir, deben incluir terapia conversacional, terapia cognitivo conductual, diálogo entre pares y medicación en sus diferentes periodos, esto siempre considerando los casos como particulares.