Más de 7.700 personas de todo el país fueron encuestadas a través de la plataforma 1DOC3 con el título “Trastornos del sueño y su impacto en la calidad de vida de los mexicanos” y el apoyo de Laboratorios Sanfer. Los resultados fueron reveladores, pues no duermen las horas adecuadas para obtener un sueño reparador, lo que provoca estrés y ansiedad en los encuestados.

En la encuesta, el 67 por ciento de participantes fueron mujeres y el 33 por ciento fueron hombres, ambos entre los 18 y los 60 años, cuyas interrogantes permitieron conocer la higiene y calidad del sueño para determinar cuáles son las alteraciones del sueño más frecuentes entre los mexicanos.

La doctora Guadalupe Terán, investigadora de la Clínica del sueño de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM), señaló que los trastornos de sueño son enfermedades asociadas con el momento de dormir, pueden afectar el inicio y la continuidad de sueño, o bien, presentarse como conductas anormales durante el sueño.

También pueden provocar sensación de somnolencia en situaciones inadecuadas para dormir. Lo preocupante es que la gente aprende a dormir mal y lo considera normal, o tiende a subestimar los problemas de sueño y no acuden con el médico en el momento adecuado.

La encuesta reveló que el 61 por ciento de las personas indicaron no haber consultado a un médico para tratar los problemas de insomnio que los aquejan, esto se debe a que pocas veces son tomados como una afección seria y cuando acuden al médico se encuentran en un estado crónico, es decir, personas que duermen menos de 5 horas diarias

El Dr. Óscar Prospéro García, del Departamento de Fisiología de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), comentó que es difícil determinar las horas de sueño que necesitan las personas, pues cada caso es diferente, y la única manera de corroborar el insomnio como un problema es la somnolencia durante el día, si la persona no se siente cansada y duerme en el día habría que pensar que tiene diferentes ciclos circadianos.

Los resultados también arrojaron que las mujeres son las que duermen menos y sufren de algún trastorno mental como estrés, depresión y ansiedad, estos asociados con algún trastorno del sueño.

Los datos revelaron que sólo 13 por ciento de los participantes fueron remitidos a un especialista para tratar los trastornos del sueño mientras que el 74 por ciento de los pacientes recibieron medicamentos para dormir, ya sea por los médicos o por recomendación de algún conocido. Se registró que sólo el 14 por ciento fue atendido por un médico interesado en la mitigación de sus trastornos del sueño.

El insomnio se puede clasificar en tres partes, el despertar precoz, el insomnio de conciliación y el insomnio de mantenimiento, mismos que obtuvieron un 27, 34 y 39 por ciento en la encuesta respectivamente. El doctor Próspero hizo un llamado para los doctores para capacitarse en estos trastornos, ya que en algunos casos pueden ser síntoma de alguna enfermedad o causante de la misma.

Las recomendaciones de los especialistas son ir a la cama sólo cuando se tenga sueño, evitar las siestas durante el día, las cenas pesadas o copiosas, no realizar actividades estresantes antes de dormir, tomar baños a temperatura ambiente y mantener una habitación con condiciones ambientales adecuadas sin pantallas, sin ruidos, con una buena temperatura y ventilación.