E.P.- El estrés puede ser el riesgo heredado más significativo en personas que desarrollan afecciones cardiacas a edades tempranas, según el primer estudio de su categoría desarrollado por especialistas del Hospital Henry Ford de Estados Unidos.

"La naturaleza heredada de las afecciones cardiacas prematuras pueden deberse en gran medida a la transmisión familiar de angustia psicosocial y emocional, y en concreto de ira (o mal humor) en los hombres", indican los autores del estudio. Los hombres con historial familiar de afección cardiaca temprana registraban un estrés mucho mayor que aquellos sin historial familiar de este tipo de afecciones.

La mayoría de las relaciones encontradas entre el historial familiar de la enfermedad cardiaca prematura y una historia personal se explicaba por los índices de ira en los hombres, algo de lo que informaron los cónyuges y amigos cercanos de los pacientes.

Esto, según los autores del trabajo supone que la propensión al enfado es lo que se hereda y aumenta el riesgo de que la enfermedad cardiaca aparezca pronto. Basándose en sus resultados, los especialistas recomiendan a los médicos que traten a pacientes masculinos por este tipo de afecciones, que consideren una evaluación por parte de algún profesional de la psiquiatría o de la psicología del comportamiento.

El tratamiento de la angustia emocional ha demostrado ser una forma eficaz de disminuir la morbilidad y mortalidad de las enfermedades cardiacas. Los resultados del nuevo trabajo se presentan en la reunión anual de la Sociedad Psicosomática Americana que tiene lugar en Phoenix, Arizona (EE.UU.).