E.P.- Los medios informativos deberían estar más alerta de su influencia potencial en el suicidio, según varias cartas publicadas en la última edición de British Medical Journal (BMJ 2003. 326: 498). Dos cartas examinan el efecto de la muerte de cáncer de cuello uterino de un personaje de la televisión británica (Alma en "Coronation Street"), en el programa de diagnósticos del estado del cuello uterino promovido por la salud pública de dicho país.

Investigadores de Greater Manchester Strategic Health Authority observaron que se realizaron 14.000 tests de diagnóstico adicionales como resultado de esta historia televisiva (un aumento del 21 por ciento con respecto al año anterior) y esto ha dejado una huella en los laboratorios locales.

Otro equipo de especialistas, ubicado en Londres, observó que la misma historia provocó un aumento de las consultas a la línea de ayuda contra el cáncer, una organización sin ánimo de lucro destinada a informar sobre el cáncer. Los especialistas señalan que se debería tener en cuenta el poder de tales historias televisivas.

Una tercera carta firmada por especialistas de la Universidad China de Hong Kong, revela, sin embargo, la alarmante escalada de suicidios de personas que se quemaron con carbón de leña en Hong Kong tras la amplia divulgación en 1998 de un incidente de este tipo en los medios informativos. En el 2001 reemplazó al ahorcamiento como método de suicidio más común, lo que supone un 25 por ciento de todas las muertes por suicidio.