El consejero de Sanidad de la Comunidad de Madrid (CAM), Enrique Ruiz Escudero, ha anunciado que, el próximo otoño, se pondrá en marcha en la región un estudio poblacional de inmunoprevalencia. Con él esperan conocer el grado de inmunidad de todos los madrileños frente a las enfermedades infecciosas contagiables, incluida la COVID-19.

Asimismo, ha señalado que esta misma semana anunciarán los primeros resultados del estudio serológico Serovac. Un trabajo que se está llevando a cabo en las residencias de la tercera edad, los centros de discapacidad y los trabajadores socio-sanitarios de la comunidad.

Al igual que el anterior, el objetivo es conocer el grado de inmunización en esa población para “poder tomar decisiones informadas en función de los resultados y mejorar la salud de todos los madrileños”. “Queremos tener datos con anticipación para prever qué va a pasar y adelantarnos”.

Así lo ha comunicado Ruiz Escudero en su participación en Foro Salud organizado por Nueva Economía Fórum y patrocinado por Bidafarma. En este encuentro, el primero presencial tras la pandemia, el consejero madrileño ha hablado también sobre los datos de la pandemia y las vacunas.

Recibimos menos vacunas de las esperadas

En relación al plan de vacunación de la CAM, el consejero ha sido tajante: “Pese a la fijación que tiene el Gobierno con Madrid, vamos a buen ritmo en relación a las vacunas que recibimos”. Pero lo cierto es que “recibimos menos vacunas de las que deberíamos teniendo en cuenta cómo está evolucionando esta quinta ola en número de casos”.

A fecha de hoy, el stock de vacunas que hay en la CAM es de 700.000 aproximadamente. Unas 193.000 son de Pfizer, la mayoría se han repartido para administrar la segunda dosis. “Pero como estamos recibiendo la mitad de vacunas que en el mes de junio, no podemos avanzar en primeros vacunados”, indica.

De AstraZeneca, “alejado de todas las recomendaciones científicas y de ficha técnica se ha borrado la capacidad de vacunación. Por eso, de las 281.000 de esas vacunas que tenemos tendremos que devolver 200.000 ya que no tenemos población diana”.

Además, Madrid cuenta con otras 81.190 de Moderna para mayores de 18 años y 191.000 de Janssen para mayores de 40 años. “Condicionantes todos ellos que están frenando el ritmo de vacunación”, asegura Escudero.

Datos de vacunación en Madrid

En Madrid, están vacunando toda la red de hospitales y de centros de salud; además de los tres puntos de vacunación masiva: Wizinc Center, Wanda Metropolitano y Hospital Enfermera Isabel Zendal; así como los cinco puntos de vacunación de empresas. En total, una capacidad de administración de 100.000 vacunas diarias, asegura el consejero.

Según los datos de la Comunidad, el 73% de los madrileños tienen puesta la primera dosis de la vacuna y un 54% la pauta completa de vacunación. Unos datos que “está claro que no son suficientes especialmente teniendo en cuenta el comportamiento de la variante Delta y los datos de incidencia acumulada: 452 casos a 14 días y 289 a siete”.

En ese sentido, Escudero considera que es un error dar mensajes excesivamente positivos que hacen que la población relaje las medidas de seguridad.

Aún podemos tener una Ley de Pandemias

Preguntado por la gestión gubernamental durante la pandemia, el titular de la Sanidad madrileña no ha perdido la ocasión de señalar: “Hemos tenido el peor Gobierno en el peor momento”. Según sus palabras, el Ejecutivo ha fracasado y eso “debería tener consecuencias rápidas”.

En ese sentido, ha puesto el acento en la negativa a la hora de ofrecer herramientas a las Comunidades Autónomas para poder gestionar la situación. “El estado de alarma se aplicó mal desde el inicio, como ha sentenciado el Tribunal Constitucional, y especialmente de forma arbitraria contra Madrid”, ha señalado.

Para Ruiz-Escudero la sentencia ha evidenciado la necesidad de una Ley de Pandemias que permitiese contar con un paraguas jurídico para tomar decisiones. Y ha apostillado que “todavía están a tiempo de aprobar la Ley de Pandemias con carácter nacional para esta situación y otras que puedan venir”.

80 millones para Atención Primaria

En relación a las líneas estratégicas que se van a seguir desde la Comunidad de Madrid en el campo sanitario, el representante de este ámbito en el Gobierno de Ayuso, ha destacado que el sistema sanitario de Madrid es uno de los más robustos del mundo.

A partir de ahí, ha ido desgranado cinco líneas de actuación de cara al futuro que arrancan por la creación de un plan específico para la Atención Primaria. Dicho plan contempla un presupuesto de 80 millones de euros y prevé la contratación de 1.200 profesionales sanitarios.

A su juicio, esta especialidad ha sufrido un cambio muy grande con la pandemia y requiere de un cambio organización, de retribución y que contemple otros problemas estructurales. “En el plan tendremos en cuenta premiar los puestos de difícil cobertura y abordar el problema de la escasez de médicos y enfermeros que ya estamos viviendo de manera acentuada”, ha subrayado.

Otras líneas estratégicas de cara al futuro

Las otras líneas estratégicas que ya se están abordando en Madrid incluyen la transformación de las infraestructuras donde se engloban las reformas integrales del Hospital de Las Paz, que está culminando; y del Hospital 12 de Octubre, que prevén poner en marcha a final de este mes de julio.

Otras reformas más específicas son las que se acometerán en el bloque quirúrgico del Gregorio Marañón, el Instituto Oncológico, y en otros hospitales. A los que se sumarán más de 30 obras programadas de centros de salud de nueva creación y otra veintena de acciones en otros centros.

Afrontar el desafío de la atención en salud mental, la nueva organización del Hospital Zendal para la atención sanitaria más allá de la COVID, y la futura Ley de Farmacia de la comunidad, entre otras.

En lo que respecta a los pacientes COVID van a continuar actuando a cuatro niveles. En Atención Primaria para hacer el seguimiento y en las unidades multidisciplinares para infectados que se pueden complicar. Por su parte, también se trabajará en las unidades de rehabilitación específicas. Y en el ámbito de la salud mental para dar respuesta a las necesidades actuales de la población, especialmente la infanto-juvenil.