Un estudio llevado a cabo por Fernando Bartolomé y Eva Carro, investigadores de CIBERNED, ha señalado que el estrés oxidativo (OS, por sus siglas en inglés) es un componente esencial de la fisiopatología de varias enfermedades neurodegenerativas y taupatías.

El estrés oxidativo es el resultado de un desequilibrio entre la producción de especies reactivas de oxígeno y la capacidad antioxidante de las células. Y, debido a su alta demanda de oxígeno, el cerebro humano es muy susceptible al OS.

Precisamente, este desequilibrio entre la producción de especies reactivas de oxígeno y la capacidad antioxidante de las células es uno de los motivos principales por los que se desarrollan taupatías relacionadas con trastornos neurodegenerativos. Sin embargo, en la actualidad, se desconoce si la acumulación de la proteína TAU es una causa o una consecuencia de la OS.

Los resultados del trabajo proponen desarrollar terapias antioxidantes efectivas tras una revisión del vínculo entre las taupatías y el OS. Según indican en la investigación, este tipo de tratamientos ofrecen resultados prometedores para tratar las taupatías.

Sin embargo, apuntan que los ensayos clínicos con antioxidantes no han mostrado buenos resultados. En este sentido, conocer los mecanismos moleculares que subyacen al OS en las taupatías contribuiría al desarrollo de terapias más eficaces para tratar y/o prevenir las enfermedades neurodegenerativas.