Un estudio realizado por MD Anderson Cancer Center Madrid del 16 de marzo al 14 de abril de 2020, en plena pandemia, analizó 334 cirugías oncológicas. Estas tuvieron una tasa de complicación similar a cualquier periodo pre-COVID-19. De esta forma se concluye que las cirugías oncológicas en tiempos de pandemia son seguras y no deben posponerse.

En concreto, el objetivo de la investigación fue valorar la reestructuración hospitalaria y de los protocolos de las cirugías oncológicas. Todo ello para poder manejar con seguridad las cirugías no diferibles durante la primera ola de pandemia por la COVID-19. El trabajo se ha publicado en la Revista Española de Anestesiología y Reanimación.

Estudio sobre las cirugías oncológicas

Para llevar a cabo la investigación se analizó la implementación de cambios estructurales y un protocolo anestésico-quirúrgico de doble cribado actualizado. Este es el utilizado para aislar a los pacientes con COVID-19 de otros pacientes quirúrgicos. Con el mismo, se realizó una detección exhaustiva de posibles pacientes COVID-19 con la solicitud de pruebas PCR. Asimismo, se tuvo en cuenta el análisis de la mortalidad y las complicaciones relacionadas tanto con las cirugías oncológicas como con la COVID-19 durante el ingreso hospitalario. También a los 15 días y al mes de la cirugía. Estos resultados se compararon con los resultados con una muestra de pacientes similar en el periodo prepandemia.

De esta forma, el estudio concluye que las cirugías oncológicas durante la pandemia de la COVID-19 es seguro. Eso sí, siempre que el hospital realice cirugías bajo estrictas medidas de aislamiento y utilice un método de detección robusto para pacientes con COVID-19. El estudio apunta que es necesario seleccionar hospitales libres de COVID-19 para este tipo de cirugías en esta y en posibles futuras pandemias. Los expertos insiste en que la COVID-19 es especialmente grave en el paciente oncológico y si existe algún tipo de inmunosupresión, mucho más. Sin embargo, en cáncer no se puede esperar, por lo que es prioritario proteger a los pacientes.