E.P.- El pleno del Parlamento Europeo solicitó hoy que los implantes mamarios de silicona sólo permitan en menores de 18 años "por razones médicas" y exigió "medidas específicas de carácter urgente" para mejorar la información que se proporciona a los pacientes sobre este tipo de prótesis.

Aunque no pide una prohibición total puesto que tiene en cuenta que gran parte de las mujeres masectomizadas los utilizan, la Eurocámara aprobó una resolución en la que insta a los Estados miembros a que, como ha hecho Francia, prohíban la publicidad directa al gran público sobre los implantes mamarios y la intervención quirúrgica correspondiente, puesto que debe facilitarse información "gratuita", "objetiva no comercial". A ser posible, a través de los sistemas sanitarios nacionales.

La ponente del informe, la socialista Catherine Stilher, advirtió de la "avalancha" de mujeres que optan por operarse las mamas debido, sobre todo, a una la publicidad engañosa. En este sentido, solicitó la prohibición de los anuncios que hacen hincapié en el "antes y el después".

Por esta razón, el Parlamento aboga por campañas positivas de la imagen de la mujer "tal y como es en realidad "en lugar de prácticas publicitarias descontroladas en las que se impone como norma un ideal de belleza". Las posibles pacientes deben tener "información pertinente y una advertencia clara y visible sobre los riesgos para la salud" elaborada por expertos independientes, con un vocabulario comprensible.

La eurodiputada de Izquierda Unida, Laura González, indicó que "en los Estados miembros debe haber controles rigurosos de todas las clínicas, pero sobre todo de las privadas" y puso como ejemplo "un caso extremo", el de la peluquería de las Islas Canarias.

En nombre del grupo PPE, Emilia Franziska Müller, subrayó que es precisa "una edad mínima para proceder a operaciones mamarias estéticas; hay que prohibirlas para jóvenes menores de dieciocho años".

Para contribuir a una mejor utilización de estos implantes, la Eurocámara considera que antes de fijar con la paciente la fecha de la intervención, se debe facilitar a la misma un ejemplar de hoja de información elaborada por la autoridad nacional pertinente que contenga una advertencia relativa a los potenciales riesgos para la salud.

Por otro lado, pide un "procedimiento adecuado" para la certificación de los médicos con vistas a reducir los daños a la salud como resultado de las operaciones incorrectas e insta a los Estados a que realicen controles rigurosos y frecuentes, en particular a las clínicas privadas que llevan a cabo este tipo de operaciones. Asimismo, aboga por el fomento y la divulgación de métodos quirúrgicos alternativos para la conservación del pecho mediante el empleo de tejidos propios.

A la luz del porcentaje elevado de roturas –entre 5 por ciento y un 51 por ciento según los estudios–, recomienda "con urgencia" establecer registros nacionales obligatorios de implantes mamarios en los Estados miembros para poder localizar tanto a productores como a pacientes. Además, el Parlamento Europeo pide la introducción de un "pasaporte" para las mujeres que se hayan colocado implantes en el que figure información sobre el mismo y las medidas de seguimiento postoperatorio.

Por su parte, el comisario David Byrne anunció que la Comisión dará a conocer en breve al Parlamento una comunicación y un documento de trabajo para ver cuál es la situación de los implantes mamarios de silicona en los diferentes países.