El pleno del Parlamento Europeo ha pedido medidas para reducir el consumo de antibióticos tanto en su uso médico como en el sector agropecuario, con el objetivo de combatir el constante aumento de la resistencia de las bacterias a estos fármacos.

En una resolución adoptada en Estrasburgo (Francia), los eurodiputados plantean una serie de recomendaciones que no son vinculantes pero con las que abogan por controles más rígidos en el uso de antibióticos.

Por ello reclaman medidas contra el mal uso de los antibióticos y piden a las autoridades nacionales que mejoren la información que ofrecen a los ciudadanos para concienciar sobre este tema, dado que la mitad de los europeos creen que los antibióticos sirven para combatir enfermedades víricas. También plantean a la Comisión Europea que incentive la investigación en este campo.

En cuanto al sector ganadero y agrícola, en el que ya está prohibido el uso de antibióticos para estimular el crecimiento de los animales, los eurodiputados piden que se avance progresivamente hacia el fin del uso profiláctico de estos fármacos.

Además, piden que se fije una distinción entre los principios activos utilizados para medicina veterinaria y medicina humana con el objetivo de reducir el riesgo de que la resistencia a los antibióticos pueda transmitirse de animales a humanos.

El comisario de Salud y Protección del Consumidor, John Dalli, adelantó en una comparecencia ante el pleno de la Eurocámara que sus servicios trabajan para presentar propuestas concretas sobre este tema en noviembre.